Atenas/Moscú. Cientos de miles de personas se sumaron este sábado a las manifestaciones por el 1 de mayo en toda Europa y muchos protestaron por las políticas de austeridad de los Gobiernos tras la crisis financiera mundial.

En Grecia, donde el endeudado Gobierno ha prometido recortes de presupuesto para asegurar un rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), manifestantes quemaron contenedores de basura e incendiaron una camioneta de un canal televisión.

Los comercios estaban cerrados y los buques atracados en los muelles mientras las calles de Atenas quedaron vacías, pero hubo varias marchas hacia el Parlamento, a metros de distancia del Ministerio de Finanzas donde funcionarios de la UE y FMI se han estado reuniendo durante días para acordar una nueva serie de medidas de austeridad.

"¡No a la junta militar del FMI!", cantaban manifestantes, refiriéndose a la dictadura militar que gobernó Grecia desde 1967 a 1974.

El paquete de ayuda está destinado a sacar a Grecia de una severa crisis de deuda, que ha afectado al euro y sacudido a los mercados en todo el mundo, y a evitar el contagio a otros países de la zona euro.

"¡Devuélvannos nuestros derechos! ¡FMI y Comisión UE fuera!", gritaban los manifestantes mientras marchaban hacia el Parlamento.

En Francia, unas 300.000 personas salieron a las calles en varias ciudades del país, como parte de las tradicionales manifestaciones del 1 de mayo realizadas por sindicatos en muchos países.

En las mentes de los manifestantes estaban los planes del presidente Nicolas Sarkozy para reformar el costoso sistema de pensiones de Francia y los temores generales por la seguridad laboral debido a la crisis financiera.

Los manifestantes en París gritaban "Ustedes tuvieron la experiencia de la crisis en 2009, ¿van a tener que pagar por ella en 2010?"

Protestas rusas. Moscú presenció una reunión tradicional del 1 de mayo del Partido Comunista, el segundo mayor partido de Rusia, y también una inusual protesta de la oposición, prohibida por el Gobierno.

Mientras cerca de 3.000 comunistas sostenían carteles brillantes de color rojo y grandes retratos de Josef Stalin, cientos de manifestantes de la oposición rusa compararon al primer ministro Vladimir Putin con el dictador soviético.

Además, miles de personas marcharon el sábado en varias ciudades de España e instaron a defender los puestos de trabajo y las pensiones, en momentos en el país lucha con un índice de desempleo de 20%, su máximo nivel desde 1997.

Bajo el lema "Por el empleo con derechos y la garantía de nuestras pensiones", los jefes de los principales sindicatos del país, UGT y CCOO, encabezaron la manifestación de Madrid entre la Plaza de Cibeles y la Puerta del Sol.

Cerca de un centenar de manifestaciones por el 1 de mayo se celebraron bajo la sombra del abaratamiento del despido, luego de una propuesta reciente del Gobierno español para generalizar el contrato de 33 días de indemnización, frente a los 45 actuales.