Madrid. Varios ministros de Finanzas europeos buscaban el sábado una forma de regresar a casa tras las discusiones en España sobre la crisis de la deuda griega, después que una nube de ceniza volcánica originada en Islandia forzara el cierre del espacio aéreo de gran parte de Europa.

El Hotel Intercontinental, donde el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, y muchos otros ministros de Finanzas y banqueros centrales se alojaban en una reunión de la Unión Europea en Madrid, mencionaba 4.000 euros (US$5.600) por el alquiler de un auto con chófer hasta París.

El gobernador del banco central italiano, Mario Draghi, dijo que planeaba marcharse lo antes posible una vez terminada la principal ronda de reuniones a mediodía, ya que los vuelos hacia el sur de Europa estaban menos afectados que los del norte.

"Tengo la ventaja de ser latino, y creo que los aeropuertos del sur de Europa siguen abiertos, por lo menos hasta ahora", dijo Draghi.

La ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, no estaba tan segura de sus planes, con la mayoría de los vuelos comerciales a París cancelados y otras alternativas, como los trenes, sin plazas.

"No tenemos ni idea de cómo regresaremos", dijo a la prensa en el Hotel Intercontinental la noche del viernes. "Yo tenía reservado reservado inicialmente vuelo a las 14.30 hora local (1230 GMT, sábado) y era uno de los que supuestamente estaban 'pendientes', pero realmente no era así", bromeó.

Jean-Claude Juncker, primer ministro de Luxemburgo, también estuvo en la reunión de Madrid, y buscaba fórmulas para regresar.

Un asesor dijo que su plan era regresar el domingo en un avión del Gobierno, sólo en el caso de que la aeronave pudiese realizar el trayecto entre Luxemburgo y Madrid.

Una gran parte del territorio europeo se vio forzada a cerrar el espacio aéreo por tercer día consecutivo el sábado, como consecuencia de la enorme nube de cenizas procedente de un volcán en Islandia.

La ceniza volcánica contiene pequeñas partículas de vidrio y roca pulverizada que pueden dañar los motores a reacción y el fuselaje.

El volcán entró en erupción el miércoles por segunda vez en un mes en la zona baja del glaciar Eyjafjallajkull, lanzando una nube de ceniza de 6 a 11 kilómetros a la atmósfera y provocando la peor crisis aérea mundial desde los ataques del 11 de septiembre del año 2001.

En la reunión de Madrid participan los ministros de Finanzas y banqueros centrales de los 27 países de la Unión Europea, incluidos los de los 16 países del bloque que comparten el euro.