Londres. El caos del tráfico aéreo en Europa empeoró el sábado mientras una enorme nube de ceniza volcánica se esparcía por el continente, provocando la cancelación de casi tres de cada cuatro vuelos y varando a miles de pasajeros de todo el mundo.

La agencia de aviación Eurocontrol dijo que no eran posibles aterrizajes o despegues de naves civiles en buena parte del norte y centro de Europa, debido a la nube de ceniza originada por un volcán en Islandia que aún se encuentra en erupción.

La agencia esperaba unos 6.000 vuelos en el espacio aéreo europeo para el sábado, es decir, 27,3% del nivel normal. El viernes hubo 10.400 vuelos, 35,9% de la cifra regular para ese día.

"Los pronósticos sugieren que la nube de ceniza volcánica persistirá y que el impacto continuará por al menos las próximas 24 horas", sostuvo Eurocontrol en un comunicado.

La columna que flota en la atmósfera superior, donde podría provocar problemas en los motores a propulsión de los aviones y sus fuselajes, está costando a las aerolíneas 200 de millones de dólares por día y ha interferido en los planes de viajes en todo el mundo.

La erupción del volcán parecía estar aliviándose el sábado, pero podría continuar por días e incluso meses, afirmaron funcionarios.

No había esperanza de que el caos de tráfico aéreo terminara pronto, en una situación que coincidió con un periodo agitado tras las vacaciones de Semana Santa en Europa.

Francia dijo que los aeropuertos de París permanecerían cerrados hasta al menos las 0600 GMT del lunes.

British Airways, afectado por huelgas el mes pasado que le costaron cerca de 70 millones de dólares, canceló todos sus vuelos del sábado hacia y desde Europa, así como dentro de Gran Bretaña.

El mayor operador de viajes de Europa, TUI Travel, dijo que cancelaría todos sus programas al menos hasta las 0800 GMT del domingo.

Retrasos en Asia. Las interrupciones se propagaron a Asia, donde decenas de vuelos que iban a Europa fueron cancelados y los hoteles de Pekín y Singapur luchaban por alojar a miles de pasajeros varados.

En Singapur, un importante punto de tránsito para el tráfico aéreo en dirección a Europa, 22 vuelos fueron cancelados la mañana del sábado, dijo a Reuters el portavoz del aeropuerto de Changi, Ivan Tan.

"Nos tenemos donde quedarnos", dijo el alemán Dirk Kronewald. "Los hoteles de Singapur están repletos", afirmó.

El Ejército estadounidense se vio obligado a desviar muchos vuelos, incluidos los que evacúan a los heridos de Afganistán e Irak, dijo un portavoz del Pentágono.

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea buscaban una forma de regresar a casa desde Madrid, a donde acudieron para una reunión sobre la situación económica de Grecia.

El Hotel Intercontinental, donde el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, y muchos otros ministros de Finanzas y banqueros centrales se alojaban en una reunión de la Unión Europea en Madrid, mencionaba 4.000 euros (US$5.600) por el alquiler de un auto con chófer hasta París.

Un avión en el que viajaba la canciller alemana, Angela Merkel, fue desviado a Portugal el viernes cuando intentaba regresar a Alemania desde Estados Unidos. Merkel se dirigía ahora a Roma y luego irá en auto hacia el norte en la última parada de su odisea.

Gran Bretaña, Dinamarca y Alemania estaban entre los países que anunciaron el cierre de sus espacios aéreos durante todo el sábado y la aerolínea alemana Lufthansa dijo que había cancelado todos sus vuelos. "Nunca había ocurrido algo como esto", declaró un portavoz.

La interrupción es la peor desde los ataques del 11 de septiembre el 2001 en Nueva York y Washington, cuando el espacio aéreo estadounidense fue cerrado por tres días y las aerolíneas europeas se vieron forzadas a detener la mayoría de sus servicios transatlánticos.

Sara Bicoccih, una pasajera varada en el aeropuerto de Fráncfort en su viaje a Italia desde Miami, dijo: "Estoy furiosa y frustrada".

Pero a menos que la nube suspenda vuelos por semanas, amenazando las cadenas de suministro, los economistas no creen que afecte significativamente la incipiente recuperación económica de Europa o las cifras de crecimiento.

Impacto financiero. Vulcanólogos dicen que la ceniza podría causar problemas en el tráfico aéreo hasta un período de seis meses si continúa la erupción, pero aunque sea menos tiempo, el impacto financiero en las aerolíneas podría ser significativo.

El fenómeno afectó el viernes a las acciones de las aerolíneas, con Lufthansa, British Airways, Air Berlín, Air France-KLM, Iberia y Ryanair cayendo entre 1,4% y 3,0%.

La aerolínea KLM canceló todos sus vuelos hacia y desde el aeropuerto Schipol de Amsterdam para el sábado. La compañía de vuelos de bajo costo irlandesa Ryanair anunció que cancelará los vuelos a y desde los países del norte de Europa hasta las 1200 GMT del lunes.

Delta Air Lines, la mayor línea aérea del mundo, canceló 75 vuelos entre Estados Unidos y la Unión Europea el viernes, dijo el portavoz Anthony Black.

El volcán comenzó su erupción el miércoles por segunda vez en un mes desde la parte inferior del glaciar Eyjafjallajokull, arrojando a la atmósfera una nube de ceniza de entre seis y 11 kilómetros.

La ceniza volcánica contiene minúsculas partículas de vidrio y roca pulverizada que pueden dañar los motores y armazón del avión.