Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió dar un "firme apoyo" a Haití para ayudar al país a recuperarse del devastador terremoto que sacudió su territorio el martes.

Obama dijo que había instruido a su administración a entregar ayuda rápida y coordinada para salvar vidas.

El poderoso movimiento telúrico podría haber causado la muerte de miles de personas en Haití.

Obama destacó que se habían iniciado una serie de sobrevuelos militares para evaluar los daños y que se enviarían suministros de emergencia y equipos de rescate durante el miércoles y jueves.

"Esta mañana quiero extender al pueblo de Haití las profundas condolencias y el apoyo firme del pueblo estadounidense después del terrible terremoto de ayer", dijo Obama sobre el sismo de magnitud 7,0 que habría dejado miles de víctimas fatales.

"Estamos comenzando precisamente ahora a evaluar la extensión de la devastación, pero los reportes y las imágenes que estamos viendo de los hospitales colapsados, hogares destruidos y mujeres trasladando a sus vecinos heridos son realmente desgarradoras", añadió.

El mandatario instruyó a sus funcionarios a responder con esfuerzos agresivos para intentar salvar vidas.

"El pueblo de Haití tendrá pleno apoyo de los Estados Unidos en el urgente esfuerzo de rescatar a los atrapados entre los escombros y entregar la ayuda humanitaria, la comida y el agua que los haitianos necesitarán en los próximos días", dijo Obama.

Precisó que entre las prioridades más urgentes de Estados Unidos es entregar seguridad a sus diplomáticos y ciudadanos en Haití, que sufrió el terremoto más poderoso en 200 años según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Un portavoz del Pentágono dijo el miércoles que el Ejército de Estados Unidos está enviando un equipo de evaluación en terreno y uno de sus aviones P3 ha comenzado a realizar sobrevuelos.