Ginebra. Las agencias de ayuda de Naciones Unidas lanzarán este viernes una solicitud de un fondo de emergencia por unos US$550 millones de dólares, a fin de asistir a las víctimas del devastador terremoto en Haití, dijo una portavoz de la ONU.

"Habrá un pedido de emergencia de la ONU en Nueva York por cerca de US$550 millones ", dijo la portavoz del organismo Corinne Momal-Vanian en Ginebra, sede de las agencias humanitarias de Naciones Unidas.

Miles de personas heridas tras el fuerte terremoto del martes en el país caribeño pasaron la tercera noche esperando ayuda, muchos de ellos tirados sobre la aceras, mientras su desesperación se convertía en enojo.

Una portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA por sus siglas en inglés), dijo que 17 equipos de búsqueda y rescate fueron desplegados en la capital Puerto Príncipe, mientras que seis más están en camino, pero que no se necesitaban más por ahora.

"Hay pocas posibilidades de sobrevivencia, no deberíamos perder la esperanza", dijo la portavoz Elisabeth Byrs. "Ellos están trabajando contra el tiempo", agregó.

No se requería establecer más hospitales de campo, pero se necesitaban con urgencia personal médico como cirujanos y medicinas, dijo Byrs.

Al menos 10% de las viviendas en la capital quedaron destruidas, dejando a unas 300.000 personas sin hogar, pero en algunas zonas 50% de los edificios quedaron reducidos a escombros o están seriamente dañados, de acuerdo a una evaluación preliminar realizada por expertos en desastres de la ONU.

Con la solicitud de la ONU, el Programa Mundial de Alimentos (PMA, por sus siglas en inglés) intentará proveer raciones de comida para 2 millones de personas en el próximo mes. Se planea una operación a largo plazo hasta el 15 de julio.

"Necesitamos galletas de alto contenido energético y alimentos listos para ser consumidos lo más rápido posible", afirmó la portavoz del PMA, Emilia Casella.

El WFP recibió reportes de otras agencias de ayuda de que sus almacenes en Haití habían sido saqueados, pero aún no ha podido verificar la desaparición de los suministros, indicó.

"En una emergencia, los saqueos no son inusuales. Las tiendas fueron vaciadas. La gente hará lo que sea para obtener comida y salvar a sus seres queridos en una situación desesperada", declaró a periodistas en Ginebra.

El PMA distribuyó este jueves alimentos a 4.000 personas reunidas en el complejo del primer ministro en Puerto Príncipe, después de una entrega previa en la localidad de Jacmel.

"Estamos intentando entregar los alimentos que tenemos en nuestras manos a la gente. Lo que hemos podido hacer hasta ahora es sólo una gota en un océano", señaló.

El PMA también está explorando la posibilidad de establecer unos 200 comedores populares en Puerto Príncipe para alimentar a quienes perdieron sus casas, anunció.