Nueva Delhi. Rebeldes maoístas sabotearon este viernes un tren de alta velocidad en el este de India, causando la muerte de al menos 71 personas luego de que se descarrilara y chocara contra un ferrocarril de carga, dijo un alto oficial de la policía india.

Al menos 200 personas resultaron heridas y la cifra de muertos podría aumentar mientras socorristas revisaban los vagones en busca de sobrevivientes.

"Esto ha sido hecho por los maoístas", dijo a reporteros Bhupinder Singh, jefe de la policía del estado de Bengala Occidental en donde ocurrió el incidente. Singh agregó que los maoístas se adjudicaron responsabilidad.

El incidente sumará presión en el Gobierno liderado por el Congreso Nacional Indio (CNI) para que el Ejército haga frente a una insurgencia maoísta que se ha propagado por cuatro décadas por áreas rurales del este y centro de India.

El accidente ocurrió en un área conocida como un bastión de los rebeldes. Los maoístas, que dicen estar luchando por los derechos de los pobres y los sin tierra y quieren derrocar al Gobierno, han aumentado sus ataques durante los últimos meses.

"Parece ser un caso de sabotaje en donde una porción de la vía del ferrocarril fue removida. Si se usaron explosivos o no, aún no está claro", dijo el ministro de Interior, P. Chidambaram, a través de un comunicado.

El ministro de Ferrocarriles, Mamata Banerjee, dijo previamente que una bomba impactó al tren de pasajeros, descarrilándolo.

Un portavoz de la empresa de Ferrocarriles, Saumitra Majumdar, comentó que "la cifra de muertos se mantiene en 71 y podría aumentar".

Preocupación por el control. El Gyaneshwari Express, que se dirigía a Mumbai desde la ciudad de Kolkata en Bengala Occidental, descarriló en el área de Jhargram cerca de las 01.30 hora local (20.00 hora GMT del jueves).

"Los gritos de las mujeres y niños que provenían desde el interior de los compartimientos se ha ido extinguiendo. Los empleados de ferrocarriles aún luchan por cortar el metal y sacar a quienes están atrapados", dijo a Reuters Amitava Rath, un periodista local en el lugar del accidente.

El incidente ocurrió días después de que un avión de pasajeros se estrelló en el sur de India causando la muerte de 158 personas.

Los maoístas han aumentado sus ataques este año. En 2009 se registraron más de 1.000 atentados y 600 muertos. Los maoístas suelen atacar líneas ferroviarias e industrias, en un esfuerzo por afectar la actividad económica.

La insurgencia ha creado un sentido de que India no se encuentra en completo control de su territorio y han aumentado los riesgos para firmas mineras que operan en áreas ricas en minerales, pero que son controladas por los rebeldes.