Cracovia, Polonia. Decenas de miles de personas se reunieron el domingo en Cracovia, la antigua capital polaca, para despedir al presidente Lech Kaczynski y a su mujer María, pero la nube de ceniza volcánica sobre Europa impidió que muchos líderes mundiales participaran en la ceremonia.

La ceniza impidió que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y otros dignatarios como los Reyes de España; la canciller alemana, Angela Merkel; y el príncipe Carlos de Inglaterra asistieran al funeral de la pareja, que murió en un accidente aéreo en el oeste de Rusia el 10 de abril.

Sin embargo, el presidente ruso, Dmitry Medvedev, llegó a la ciudad, reforzando el mensaje de la solidaridad rusa desde el accidente, lo que generó esperanzas de que las tensas relaciones con la ex potencia soviética puedan mejorar.

El cardenal Stanislaw Dziwisz elogió a Rusia durante el masivo funeral, que fue realizado en la Basílica de Santa María, una iglesia medieval famosa por albergar el mayor altar gótico de toda Europa.

En la calle, cerca de 50.000 personas observaban la misa a través de grandes pantallas. Los restos de los Kaczynski serían llevados más tarde a la catedral Wawel, donde serán depositados en una cripta normalmente reservada para reyes, héroes nacionales y poetas.

El funeral pone fin a una semana de duelo nacional sin precedentes por la muerte de los Kaczynski y otras 94 personas, en su mayoría altos cargos militares y políticos, que también iban en el avión siniestrado.

"Ejemplos de vida". En Varsovia, la gente hizo cola durante toda la noche del sábado para ver los ataúdes. Los ataúdes fueron llevados a Cracovia en un avión militar en la madrugada del domingo, volando a baja altura debido a la nube de ceniza que ha llevado al cierre del espacio aéreo comercial de Polonia y de muchos otros países europeos.

El hermano gemelo de Kaczynski, Jaroslaw, ex primer ministro, y otros miembros de la familia insistieron en llevar a cabo el funeral el domingo tal como estaba planeado.

Obama dijo que lamentaba no poder llegar a Cracovia. El embajador Lee Feinstein lo representó. "El presidente Kaczynski fue un patriota y amigo cercano y aliado de Estados Unidos, como lo eran aquellos que murieron junto con él, y el pueblo estadounidense nunca olvidará su ejemplo", dijo en un comunicado poco antes de la postergación de su vuelo.

Polonia, parte del bloque soviético durante la Guerra Fría, es ahora miembro de la OTAN y un cercano aliado de Estados Unidos.