Jerusalén. El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, defendió este miércoles la toma de una flotilla de ayuda turca que se dirigía a Gaza, en la cual murieron nueve activistas que iban a bordo, calificando como "hipocresía" las críticas internacionales por esa acción.

En un discurso a la nación transmitido por televisión, dijo que continuará con el bloqueo al enclave palestino gobernado por Hamas y argumentó que un levantamiento del embargo podría derivar en una base para misiles iraníes que amenazaría tanto a Israel como a Europa.