París. El área donde se encontrarían las cajas negras de un avión de Air France que se accidentó en 2009 y dejó 228 muertos en el Océano Atlántico, ha sido en gran parte acotada, informó este jueves la autoridad francesa que investiga accidentes aéreos.

El organismo francés conocido por la sigla BEA dijo que hizo el avance luego de un análisis adicional de datos de sonar de una búsqueda inicial en el área del accidente realizada el año pasado.

"La BEA recibió ayer la información (...) de que la ubicación del área donde estarían las cajas negras fue identificada por el Ministerio de Defensa gracias a datos de la primera fase de la investigación, y se ha establecido un perímetro adicional para búsquedas", dijo una portavoz de la BEA.

El portavoz del Gobierno francés Luc Chatel aconsejó mantener la calma. "Ahora debemos ver si existe la posibilidad de recuperar las cajas negras y de ver a que profundidad están", dijo a la radio France Info.

Dos sofisticadas embarcaciones de salvataje, usando submarinos miniatura, han estado revisando un área de 3.000 kilómetros cuadrados para tratar de localizar las grabadoras de vuelo del avión Airbus A330.

Radio France Info dijo que el área ahora quedó reducida a un área de entre 3 y 5 kilómetros cuadrados.

El vuelo AF447 de Air France que viajaba desde Río de Janeiro a París cayó en un remoto lugar del océano Atlántico durante una tormenta el 1 de junio último, falleciendo todos sus ocupantes.

Previamente esta semana, la BEA dijo que extendería una búsqueda marítima de los restos del avión y que la nueva búsqueda cubriría una superficie mayor del océano.

La especulación sobre la causa del accidente se ha concentrado en un posible congelamiento de los sensores de velocidad de la nave, que parecieron dar lecturas erróneas segundos antes de que la nave desapareciera.

Sin embargo, los investigadores necesitan recuperar las cajas negras para confirmar o descartar esa teoría.