Más de mil indígenas fueron rescatados por equipos médicos en los últimos días en grave estado de salud de la Tierra Indígena Yanomami, ubicada en el estado brasileño de Roraima (norte), informaron hoy martes fuentes gubernamentales.

"Estimamos que más de 1.000 indígenas fueron rescatados en los últimos días de su territorio para no morir", afirmó en Boa Vista, la capital de Roraima, el secretario de Salud Indígena del Ministerio de Salud, Weibe Tapeba, en declaraciones recogidas por el diario "Folha de Sao Paulo".

Agregó que las autoridades consideran, además, que hay "una subnotificación muy grande de enfermedades" entre la población de la reserva.

En la última semana, el único hospital infantil del estado recibió a 29 niños yanomami enfermos, con lo que son 47 los menores ingresados en ese centro, informó, entre tanto, el canal Globo News.

Los equipos de salud están en la reserva indígena desde el 16 de enero para hacer frente a la falta de asistencia sanitaria en el territorio, donde ha habido numerosos casos de paludismo y desnutrición grave.

Según Tapeba, el territorio yanomami vive un "escenario de guerra", y una de las principales causas de la emergencia sanitaria son las actividades mineras ilegales en el que es el mayor territorio indígena del país.

El sábado pasado, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva visitó la región y encomendó a los ministros de diversas áreas adoptar una serie de medidas urgentes para hacer frente a la crisis.

Unos 35.000 yanomamis viven en unas 200 a 250 aldeas en la selva amazónica, en la frontera entre Venezuela y Brasil.