Moscú. La actitud de los pilotos del avión presidencial polaco, que optaron por no obedecer las órdenes de los operadores de vuelo, habría sido la causa del accidente aéreo en el que murió el presidente de Polonia, Lech Kaczynski

La nave, un Tupolev TU-154 que salió desde Varsovia, se estrelló a unos dos kilómetros del aeropuerto militar de Smolensk, en el oeste de Rusia.

Cerca del lugar del accidente, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, lidera la comisión de investigación creada por el presidente ruso, Dimitri Medvédev, para indagar las razones de la caída.

En este marco, Putin se reunió en el lugar del siniestro con su homólogo polaco, Donald Tusk. También llegó al lugar, el líder de la oposición conservadora polaca, Jaroslaw Kaczynski, quien había renunciado a viajar a Smolensk por el delicado estado de su madre. Su lugar en el vuelo lo tomó el diputado de la formación conservadora Ley y Justicia, Przemyslaw Gosiewski.

De acuerdo a las primeras indagaciones, el accidente pudo producirse por un aterrizaje fallido a causa del mal tiempo, por la niebla que rodeaba al aeropuerto, dijo El Mundo.

Según fuentes de las Fuerzas de Seguridad rusas, la causa última de la tragedia se debió a un error del piloto, pues, al parecer, el comandante del avión rechazó la sugerencia de las autoridades rusas de aterrizar en Moscú o Minsk, la capital de Bielorrusia.

De hecho, la aeronave se estrelló después del cuarto intento de aterrizaje.

El ministro ruso de Transporte, Ígor Levitin explicó que "el piloto del avión decidió por cuenta propia" efectuar el aterrizaje pese a la mala visibilidad causada por la niebla.

Se encontraron las cajas negras del avión siniestrado, que serán revisadas por expertos rusos y polacos.