Bagdad. Tres atacantes suicidas detonaron coches bomba el domingo en el centro de Bagdad cerca de las embajadas de España, Irán, Egipto y Alemania, causando la muerte de al menos 30 personas y dejando otras 168 heridas, informaron autoridades iraquíes.

Los asaltos se produjeron dos días después que un grupo de hombres armados matara a tiros a 24 personas en un enclave sunita, situado en el sur de la capital iraquí.

Las autoridades iraquíes advirtieron sobre una posible escalada de la violencia debido al aumento de la tensión por las elecciones parlamentarias del 7 de marzo, en las que no hubo un ganador claro.

"Los terroristas actuaron entre el final de las elecciones y la formación de un nuevo Gobierno para afectar el proceso político", dijo Abdul-Rasoul al-Zaidi, un funcionario de defensa civil.

Según una fuente del Ministerio del Interior, al menos 30 personas murieron y otras 168 resultaron heridas. El portavoz de seguridad de Bagdad, el mayor general Qassim al-Moussawi, dijo que las explosiones fueron producidas por coches bomba.

Dos de los vehículos explotaron en el distrito de Mansur, en la zona centro-oeste de la capital, cerca de las embajadas alemana, española y egipcia.

La tercera explosión se produjo cerca de la embajada iraní, no muy lejos de la Zona Verde, donde se encuentran una gran parte de los edificios del Gobierno, además de la embajada estadounidense y británica.

La embajada española resultó afectada con graves daños materiales, aunque no se produjo ninguna víctima, según un portavoz del Ministerio español de Asuntos Exteriores.

Imágenes de televisión ubicadas cerca de la embajada iraní mostraron calles llenas de humo con muchos heridos, que los vehículos policiales recogían para trasladar al hospital.

Tensión sectaria. La embajada de Irán ha sido objeto de atentados en otras ocasiones. En diciembre del año pasado, un coche bomba explotó en un estacionamiento cercano. Siete meses antes, hombres armados dispararon contra un vehículo que llevaba personal iraní.

En abril del 2007, la explosión de un coche bomba causó la muerte de una persona en un estacionamiento al otro lado de la calle de la embajada, y al día siguiente dos coches bomba más estallaron en la zona, dejando cuatro heridos.

Las fuerzas de seguridad señalaron que la violencia podría aumentar tras las ajustadas elecciones que mostraron la profundidad de la división sectaria en el país. Ninguna coalición política logró la mayoría en el Parlamento, lo que inició un periodo de semanas o quizá meses de difíciles negociaciones para formar un nuevo Gobierno.

La coalición mixta dirigida por el ex primer ministro Iyad Allawi logró dos escaños más que el bloque del primer ministro chiita Nuri al Maliki. Allawi obtuvo más apoyo en las provincias dominadas por los sunitas en el norte y el oeste, mientras que Maliki ganó sobre todo en el sur, de mayoría chiita.

El viernes, un grupo de hombres armados asaltó el enclave sunita de Albusaifi, en el sur de Bagdad, causando la muerte de 24 personas, la mayoría ejecutadas con un disparo en la cabeza.

Autoridades dijeron que muchas de las víctimas formaban parte de los Hijos de Irak, ex insurgentes sunitas que se unieron a las fuerzas estadounidenses para luchar contra Al Qaeda, ayudando a cambiar el curso de la guerra.