Kingston. La policía se enfrentó con hombres armados en Kingston por segundo día consecutivo este lunes, luego de que al menos tres personas murieran en hechos de violencia ligados a un supuesto capo del narcotráfico jamaiquino que podría ser extraditado a Estados Unidos.

Los tiroteos se produjeron un día después de que el gobierno declarara estado de emergencia en partes volátiles de la capital, mientras el primer ministro jamaiquino, Bruce Golding, prometía una "acción fuerte y decisiva" para restaurar el orden.

La emergencia limitada en Jamaica, un popular destino turístico del Caribe, cubrió distritos de la capital donde hombres armados abrieron fuego el domingo contra cinco estaciones de policía.

Oficiales de fuerzas de seguridad dijeron que al menos dos policías y un civil murieron, y otros siete policías resultaron heridos en los ataques, que fueron acompañados de reportes esporádicos de saqueos y robos de autos.

Se sospecha que los atacantes eran aliados de Christopher "Dudus" Coke. El gobierno lo ha exhortado a rendirse y enfrentar una petición judicial estadounidense para su extradición por cargos de tráfico de cocaína y armas.

Fiscales estadounidenses describieron a Coke como líder de la pandilla "Shower Posse", que asesinó a cientos de personas acribillándolas durante las guerras de cocaína en la década de 1980.

Policías con cascos, chaquetas antibalas y con rifles automáticos de asalto intentaron infructuosamente atacar barricadas artesanales e infiltrarse en la zona de Jardines Tivoli en el oeste de Kingston, donde se cree que se esconde Coke.

Fueron obligados a replegarse luego de que hombres enmascarados abrieran fuego contra ellos desde edificios de gran altura vigilando las barricadas, que cerraron siete calles principales que llevaban hacia la zona.

"La policía llama a los residentes de los Jardines Tivoli a desistir de bloquear la entrada a la comunidad", dijo en un comunicado Karl Angell, portavoz de la fuerza policial. "También llamamos a los ciudadanos decentes de los Jardines Tivoli que quieran irse a contactar a la policía", agregó.

"CAPITAL DE ASESINATOS"

Muchas calles habitualmente animadas se encontraban desiertas, mientras en país celebraba su festivo nacional por el Día del Trabajo y motoristas y peatones se mantuvieron alejados de los puntos problemáticos.

El Departamento de Estado estadounidense entregó una alerta de viaje por violencia en Kingston antes del fin de semana, mientras las tensiones subían luego de que Golding dijera que había comenzado los procedimientos para extraditar a Coke.

En su discurso a la nación del domingo, Golding dijo que el estado de emergencia se mantendría en efecto por un mes y que demostraría que Jamaica es "una tierra de paz, orden y seguridad" donde la violencia de pandillas no será tolerada.

"Este será un punto de inflexión para nosotros como nación para confrontar los poderes del mal que han penalizado a la sociedad y nos valieron la nada envidiable etiqueta de una de las capitales de asesinatos del mundo", indicó Golding.

Estados Unidos pidió la extradición de Coke en agosto del 2009, pero Jamaica inicialmente se negó, lo que alimentó las tensiones bilaterales mientras acusaba que las evidencias contra Coke habían sido recolectadas mediante grabaciones ilegales de conversaciones telefónicas.

En su reporte anual de estrategia de control de narcóticos hecho en marzo, el Departamento de Estado estadounidense dijo que las conocidas relaciones de Coke con el partido gobernante de Jamaica remarcaban "la potencial profundidad de la corrupción en el gobierno".

Funcionarios dijeron que la violencia no había tenido impactos hasta el momento en los sectores productivos de azúcar, banana y bauxita de la isla.