Ankara.  Turquía dijo a Israel que "sufriría las consecuencias" luego de que al menos 10 activistas pro palestinos murieron cuando comandos israelíes abordaron un convoy de embarcaciones que transportaba ayuda humanitaria a Franja de Gaza.

"Israel una vez más mostró claramente que ignora la vida humana y las iniciativas pacíficas al apuntar a civiles inocentes. Denunciamos duramente la inhumana intercepción de Israel", dijo en un comunicado el ministerio de Relaciones Exteriores.

La declaración calificó a la acción israelí como inaceptable, y advirtió de posibles "consecuencias irreparables en nuestras relaciones".

En tanto, el primer ministro turco, Tayyip Erdogan, acortará una visita oficial a Latinoamérica para regresar a Turquía debido a la crisis diplomática, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Ahmet Davutoglu.

"Nadie tiene derecho a hacer esto, nadie está por encima de la ley", dijo Davatoglu al canal de televisión estatal TRT, mientras viajaba a Estados Unidos desde Venezuela.

El gobierno turco convocó al embajador de Israel, Gabby Lev, para expresarle su malestar por el incidente.

Protestas. Unas 300 personas que hacían flamear banderas palestinas y usaban unos típicos pañuelos blancos y negros se congregaron en las afueras del consulado israelí en Estambul luego de conocerse reportes sobre la operación.

"Abajo con el imperialismo israelí sionista", gritaron los manifestantes cuando la policía apoyada por vehículos brindados y carros hidrantes les prohibieron avanzar hacia el edificio.

Otros entonaron cánticos instando a que Turquía envíe tropas a Gaza y para que los barcos turcos sean puestos en libertad.

El roce entre Turquía e Israel, que han mantenido estrechos lazos militares, comenzó luego de que comandos israelíes abordaron una embarcación con 700 personas a bordo que junto a otras naves transportaban 10.000 toneladas que suministros médicos, material de construcción y otros elementos a Gaza.

Imágenes de televisión mostraron a decenas de personas reunidas afuera de la residencia del embajador israelí. La flotilla fue organizada, entre otros, por una organización turca de derechos humanos, la Fundación para los Derechos Humanos, Libertades y Ayuda Humanitaria con sede en Estambul.