Bruselas. La Unión Europea dijo este martes que se han producido progresos lentos en la apertura del espacio aéreo europeo tras la cancelación de miles de vuelos por la nube de ceniza volcánica, aunque señaló que las alteraciones continuarían esta semana.

 Una portavoz de la Comisión Europea dijo que se habían producido este martes más salidas de París y Amsterdam, además de más vuelos domésticos en Italia.

 "Nos complace mucho ver más vuelos esta mañana", dijo la portavoz Helen Kearns en una sesión informativa. "Vemos avances, aunque sean lentos", agregó.

 Los países miembros de la UE acordaron el lunes reducir el tamaño de la zona de exclusión aérea alrededor del volcán en Islandia desde las 06.00 GMT, presionados por las aerolíneas, que estaban sufriendo pérdidas diarias estimadas en US$250 millones.

 "Sabemos que aún hay muchos problemas para los pasajeros en tierra", declaró Kearns. "Nos enfrentamos ante una crisis sin precedentes. Las alteraciones continuarán durante la semana", agregó.

 La portavoz dijo que las aerolíneas no podían evaluar aún el impacto económico, pero añadió: "No tenemos nuevas peticiones para ayuda estatal de ningún gobierno de un estado miembro".

 La nube de cenizas. Un experto de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) afirmó que un sistema climático de baja presión que se mueve hacia Islandia debería ayudar a despejar en cuestión de días la nube de ceniza volcánica que ha interrumpido los vuelos en Europa.

 "Desde un punto de vista meteorológico, (para) la segunda parte de la semana hacia el fin de semana, todos los indicios son muy, muy positivos", dijo Herbert Puempel de la OMM en una conferencia de prensa en Ginebra.

 "La situación actual tiene muchas señales positivas para el próximo fin de semana", insistió.

Puempel agregó que aunque la nube de cenizas iba a la deriva hacia Canadá y Estados Unidos dentro del próximo día y medio, debería ser lo suficientemente baja sobre el océano para no interrumpir los vuelos transatlánticos.