Santiago de Chile podrá tener la torre más grande de América Latina, pero la única ciudad latinoamericana que hoy compite en rascacielos con las grandes capitales del mundo es Ciudad de Panamá. Y lo hizo de la noche a la mañana: más de 10 edificios por encima de los 200 metros de altura se han levantado en la capital panameña desde 2010 hasta ahora. La Torre Central Costanera de Santiago es la única de la región que llega a los 300 metros, pero la capital chilena no tiene ni un solo edificio por arriba de los 200 metros. El segundo edificio más alto de Chile, Titanium, alcanza los 192 metros. Pero no deja de ser audaz que el edificio más alto de América Latina se haya levantado en una capital tan vulnerable a los terremotos como es Santiago.

Los perfiles arquitectónicos de estas dos capitales dominan hoy en la región, pero hay otras ciudades latinoamericanas con mayor tradición de altos edificios. São Paulo es un mar de torres de mediana altura desde los años 60, Caracas a fines de los 70 tenía ya las dos torres de Parque Central -con 220  metros cada una- y la emblemática Torre Pemex de Ciudad de México se levantó en 1983. Los edificios de Puerto Madero en Buenos Aires comenzaron a levantarse con la llegada de los 90 y la capital argentina espera superar a la chilena en los próximos años: hay un proyecto en barbecho para construir en Buenos Aires un edificio -la Torre Única de Telecomunicaciones- de 360 metros de altura.

Todo eso podrá sonar alto, pero no lo es si se compara con lo que está pasando en Asia. Antes que se llegue a inaugurar esa torre bonaerense de 360 metros en 2016, se habrá inaugurado en Arabia Saudita un rascacielos de más de un kilómetro de altura, la Kingdom Tower, en Jeddah, Arabia Saudita, con 167 pisos y 1007 metros.

La torre Burj Kalifa, en Dubái, ya inaugurada en 2010, es casi tres veces más alta que la Torre Central Costanera, actualmente el mayor rascacielos de América Latina.

Y la fiebre de construir rascacielos se está acelerando en China, India, el Medio Oriente y Estados Unidos. Tanto que en el año 2020, según los proyectos ya anunciados y en construcción, habrá en el mundo 471 rascacielos más altos que el edificio más alto de la región.

2898

2899

2900