El principal índice de la bolsa de Brasil operaba a la baja este lunes, con los inversores aún pendientes de la complicada situación política en el país, en una sesión también marcada por un feriado en Estados Unidos, lo que suele disminuir la liquidez en los negocios.

A las 1523 GMT, el índice referencial de la Bolsa de Valores de São Paulo, Bovespa, perdía un 0,55%, a 63.734,32 puntos. El real, en tanto, se depreciaba un marginal 0,08%, a 3,2674 unidades por dólar.

El escenario político brasileño sigue agitado desde las denuncias contra el presidente Michel Temer, tras la divulgación de la grabación de una conversación con uno de los socios de la procesadora de carne JBS.

También repercutía en la bolsa la salida de la presidenta del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), Maria Silvia Bastos Marques, que anunció su renuncia el viernes por motivos personales.

Además, la agencia de clasificación de riesgos Moody's alteró el viernes la perspectiva para la nota de Brasil a negativa desde estable, citando la incertidumbre en torno al ritmo de reformas tras la más reciente crisis política.

Las acciones del Banco Bradesco perdían un 1,33 por ciento; mientras que las de Itaú Unibanco cedían un 0,67%; las de Santander Brasil bajaban un 1,24%, y las de Banco do Brasil retrocedían un 1,39%.

Los títulos de la empresa de procesamiento de pagos con tarjetas Cielo caían un 2,61%, después de subir en las cuatro ruedas previas, cuando acumuló un avance de 5,69%.

Los papeles de la petrolera con presencia estatal Petrobras perdían un 0,29%, pese al avance de los precios del petróleo en el mercado internacional.

Las acciones de JBS ganaban un 2,98%, tras mostrar una fuerte volatilidad desde el acuerdo de delación premiada de sus ejecutivos.