La economía mundial se encuentra en una fase de recuperación general, con una inflación subyacente en alza, según la mayoría de economistas encuestados este mes por Reuters, pero el repunte sigue amenazado por el proteccionismo comercial.

Esas conclusiones surgen antes del inicio de la reunión semestral de funcionarios de finanzas del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y el Grupo de las 20 principales economías en Washington, donde el caso contra las políticas comerciales proteccionistas sería un tema importante.

El optimismo reciente sobre la actividad global revelado en el sondeo de Reuters se basa en las ganancias en los sectores de manufactura y comercio en algunas de las mayores economías y está en línea con las proyecciones actualizadas del FMI en su última publicación trimestral del Panorama Económico Mundial.

"Por primera vez en cinco años, todas las principales economías parecen estar creciendo en sincronía", sostuvo Ajay Rajadhyaksha, jefe de investigación de macroeconomía en Barclays. "La recesión del comercio mundial ha terminado, los temores de deflación se han desvanecido", agregó.

El proteccionismo, sin embargo, no se limita sólo a Washington. Hay un aumento del sentimiento nacionalista en todo el mundo, comenzando con el voto de Gran Bretaña el año pasado para dejar la Unión Europea.

Las encuestas de Reuters a más de 500 economistas en Asia, Europa y las Américas, sin embargo, sugieren que se mantiene la preocupación por el nacionalismo comercial.

Para la economía en su conjunto, el estudio reveló mejoras, o estabilidad con respecto a las previsiones de crecimiento de los meses anteriores, así como una perspectiva de inflación ligeramente más fuerte en la mayoría de países.

El pronóstico promedio indicó una expectativa de crecimiento mundial del 3,4% para este año, seguido de un 3,5 por ciento en 2018, por encima del ritmo en el que se estaba expandiendo antes de la crisis financiera de hace casi una década.

El comercio mundial está en camino a expandirse un 2,4% este año después de haber crecido en el 2016 al ritmo más lento desde la crisis financiera, sólo un 1,3%, según la OMC.

El proteccionismo, sin embargo, no se limita sólo a Washington. Hay un aumento del sentimiento nacionalista en todo el mundo, comenzando con el voto de Gran Bretaña el año pasado para dejar la Unión Europea.

"Persisten incertidumbres políticas, geopolíticas y de política monetaria (...) y los cambios en el orden mundial, sin duda, avanzarán en los próximos años. Pero, por ahora, no se puede negar que los datos globales han sido mejores de lo esperado", escribió en una nota la economista jefe de HSBC, Janet Henry.