Banco Central de Colombia: precios de alimentos y combustibles afectarán la inflación en 2011

Colombia

No descarta el estudio que los mayores precios internacionales previstos para el petróleo y el gas repercutan en las proyecciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC) haciendo que se ubique al cierre de 2011 en un nivel cercano al 3,6%.

Precisa el informe revelado “que en 2011 la inflación en Colombia podría seguir afectada por choques de oferta agropecuaria y por los altos precios internacionales de los alimentos y los combustibles”.

  • Lun, 02/21/2011 - 12:09

Los altos precios internacionales de los alimentos y los combustibles afectarán la inflación en 2011, advierte informe del Banco de la República de Colombia.

No descarta el estudio que los mayores precios internacionales previstos para el petróleo y el gas repercutan en las proyecciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que mide la inflación, haciendo que ésta se ubique al final del presente año en un nivel cercano al 3,6% según encuesta revelada por el Banco Central.

Precisa el informe revelado “que en 2011 la inflación en Colombia podría seguir afectada por choques de oferta agropecuaria y por los altos precios internacionales de los alimentos y los combustibles”.

Sin embargo el Banco considera que esos efectos pueden ser transitorios, aunque no descarta que se conviertan en permanentes. Dice el informe que “podrían afectar permanentemente la inflación en la medida en que se transfieran a las expectativas y que afecten las negociaciones de precios y salarios mediante los diferentes mecanismos de indexación aún activos”.

Precisa el estudio como un hecho probable que los nuevos niveles de la cotización internacional de los hidrocarburos pueda repercutir en “alzas en los precios internos de los combustibles y el gas domiciliario”.

Estas alzas “superarían el rango meta de inflación”, indica el informe del Banco de la República.

Sin embargo admite que otros componentes del IPC de regulados, “como las tarifas de energía eléctrica, podrían tener pocos reajustes debido al descenso en el precio en bolsa de dicho rubro en la segunda mitad de 2010, y el cual se trasladaría lentamente a la estructura de costos de las empresas generadoras y distribuidoras”.

Recuerda el informe dado a conocer por el Emisor sobre el comportamiento de la economía y la inflación que el IPC de la gasolina aumentó 10,4% en todo 2010, cuando un año atrás había registrado reducciones (de 4,9%).

El posible efecto inflacionario del fenómeno de La Niña sobre los precios de los alimentos y una dinámica del gasto interno mayor a la contemplada, persisten en el informe del Banco como mecanismos de presión.

“El efecto directo de La Niña sobre los precios deberá ser transitorio y no se extendería más allá de este año. Sin embargo, puede existir un efecto permanente mediante un aumento de las expectativas de inflación y de las negociaciones salariales, sobre todo si las alzas de los precios son significativas”, dice el banco Central.

Insisten los técnicos del Emisor que en el campo externo “la coyuntura y las perspectivas económicas continúan siendo particularmente inciertas, dada una combinación de fenómenos compleja cuyo resultado final es muy difícil de pronosticar”.

Fedesarrollo considera que las expectativas de inflación han subido de manera consistente y “empiezan a poner en duda el cumplimiento de la meta de inflación para este año, y para el mediano plazo”.

El director de Fedesarrollo, Roberto Steiner destaca que esta situación es complicada para la economía “a menos que se tomen medidas de política monetaria oportunamente”.

autor

ELESPECTADOR.COM

Comentarios