Banco Central de El Salvador: PIB real del país sería menor a lo estimado

El Salvador

Carlos Acevedo, presidente del emisor, explicó que están construyendo un nuevo sistema de estadísticas nacionales y en ese proceso encontraron que el cálculo del Producto Interno Bruto (PIB) era más generoso que exacto.

“Las estimaciones iniciales del año base nos dan que el PIB es inferior al que se estima con el actual sistema”, explicó el funcionario.

  • Mar, 10/16/2012 - 17:56

La producción total que se genera con la actividad económica cada año, medida en dólares, podría ser menor a lo que se venía estimando desde hace años.

Carlos Acevedo, presidente del Banco Central de Reserva (BCR), explicó que están construyendo un nuevo sistema de estadísticas nacionales y en ese proceso encontraron que el cálculo del Producto Interno Bruto (PIB) era más generoso que exacto.

“Las estimaciones iniciales del año base nos dan que el PIB es inferior al que se estima con el actual sistema”, explicó el funcionario. El año base sirve como la referencia para comenzar a medir el crecimiento, partiendo de cero; por ahora, en el país se usa 1993. La idea es moverlo a 2005.

“Lo que nos da la estimación inicial es un PIB 20% más bajo, en nivel. Eso no quiere decir que la tasa de crecimiento sea más baja”, detalló el presidente del BCR. Hasta agosto, el dato oficial o “nivel” de este indicador lo fija en US$23.844,2 millones. Si se resta el porcentaje que dice Acevedo, queda en US$19.075,4 millones.

Hay dos motivos fundamentales para el cambio. El primero es que ya los cálculos se iban alejando cada vez más del año 1993 y eso dio como resultado un número “que sobreestima la tasa de crecimiento a medida que se aleja del año base”, explicó Acevedo.

El otro motivo es que hay menos salvadoreños de lo que se había previsto en el territorio: el censo de 2007 arrojó que hay seis millones de personas y no siete millones, como se pensó. Esto afecta la medición del consumo, uno de los grandes motores de la economía.

“Lo que vamos a ver es que si las tasas de crecimiento serán afectadas”, adelantó el funcionario del BCR. Así que también revisarán si la economía ha crecido con respecto a lo que se ha dicho desde que iniciaron hace 21 años.

Peso de la deuda

Las nuevas cifras de producción tendrán incidencia sobre otros indicadores relacionados, por ejemplo, la situación fiscal.

“¿Qué impacto tendrá (el cambio en cifra del PIB) cuando se compruebe que es así, en el tema de endeudamiento?”, expresó Jorge Daboub, presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP).

“Habremos llegado a un endeudamiento que no hay forma de pagar”, manifestó el líder empresarial, porque la deuda del Estado se calcula según se va adquiriendo, no con un año base.

La deuda pública hasta agosto es de US$12.359,8 millones, que comprometen el 51,8% de toda la producción o PIB. Si se aplican las estimaciones iniciales que tiene el BCR, el peso de la deuda llegaría a un 64,8%: más de la mitad de lo que se obtiene con la actividad económica y que se ocuparía para honrar el endeudamiento.

Daboub indicó que más allá de la modernización de las cifras, lo que continúan observando, como sector privado, es la necesidad de replantearse la gestión de las finanzas públicas.

“No hay que fijarse en las migajas que caen de la mesa, sino en el plato que está servido, y lo que está servido es una gran irresponsabilidad fiscal”, ilustró Daboub. “Se ha visto que el monto de la deuda no ha bajado ni un solo centavo”, advirtió, a pesar de que en proporción con la producción, la deuda ha bajado desde 2009.

Pero el resultado quizá no llegue a ser tan alarmante, al menos desde la perspectiva de Acevedo.

Como parte de la modernización de las estadísticas nacionales, también cambiarán la manera en que se mide la situación fiscal frente al resto de actividades económicas. “Ahí, la salida es calcular la deuda no sobre el PIB, sino sobre el ingreso nacional, que incluye remesas”, detalló.

Por ahora, la referencia para el caso de las finanzas públicas era solo lo que produce internamente la economía. Las remesas no se tomaban en cuenta porque son recursos que vienen de fuera, sin que se hayan generado localmente, aunque lo envíen compatriotas.

“La medición de la deuda es sobre el ingreso del país, pero en un país que tiene tantas remesas, su ingreso real se ve mejor expresado incluyendo remesas”, reiteró Acevedo. Eso dejaría la carga de la deuda más o menos igual.

Casi tres millones de salvadoreños viven fuera y envían dinero en efectivo a sus familiares que siguen en El Salvador. Este año se recibirían cerca de US$3.886 millones, de acuerdo con las proyecciones del BCR.

autor

ElEconomista.net

Comentarios