Las bolsas de Asia cortaban este lunes una racha de cinco sesiones de caídas luego de que el banco central de China condujo un avance del yuan, aliviando el temor a una depreciación por el momento, aunque una serie de datos débiles de Japón y China sugiere que el rebote podría ser de corta duración.

La mayoría de los mercados de valores de Asia avanzaba gracias a un cierre positivo en Estados Unidos y Europa el viernes y por una apertura relativamente tranquila de los volátiles mercados chinos tras los feriados del Año Nuevo Lunar, que se extendieron por una semana.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón subía un 2,3 por ciento, después de perder el 10% de su valor en lo que va del año. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio saltó un 7,2%, haciendo caso omiso a unos datos que mostraron que la economía de Japón se contrajo más que lo esperado en el último trimestre del 2015.

En China, el yuan al contado subía más de un 1 por ciento a 6,4900 unidades por dólar -su nivel más firme este año- después de que el Banco Popular de China estableció su punto medio diario con un alza de un 0,3%.

El índice compuesto de Shanghái cedía un 0,7% en su primera sesión desde el 5 de febrero, un movimiento relativamente benigno dadas las grandes oscilaciones vistas recientemente en todo el mundo.

Datos reportados el lunes revelaron que las exportaciones chinas cayeron un 11,2% en enero respecto al mismo mes del año anterior, mientras que las importaciones se desplomaron un 18,8%, lo que sugiere que la segunda economía más grande del mundo todavía está perdiendo fuerza.

En los mercados de materias primas, los futuros del petróleo en Estados Unidos bajaban un 0,58 por ciento, a 29,26 dólares el barril, y el crudo Brent de Londres caía un 0,54 por ciento, a 33,17 dólares el barril. El oro al contado retrocedía a 1.222,80 dólares la onza.

En los mercados de divisas, el índice dólar, que sigue el desempeño de la moneda estadounidense contra una canasta de seis divisas importantes, subía levemente a 96,190. Frente a la moneda japonesa, el dólar avanzaba a 113,90 yenes. El euro cotizaba a 1,12185 dólares.