Análisis & Opinión

¿Cuál es el futuro de la investigación de negocios internacionales?

Karsten Jonsen

Investigador invitado del IMD en Comportamiento Organizacional.

  • Mar, 09/07/2010 - 12:00

¿Qué futuro le depara al estudio de los negocios internacionales? Y más que eso, ¿qué debería esperarse de ellos?

Estas importantes preguntas van enfocadas tanto a los investigadores en ese campo, como a los negocios que guiarán y serán guiados por los desarrollos académicos de esta área.

En los últimos doce meses, los miembros de la Red de Organizaciones Internacionales (ION, por sus siglas en inglés) han considerado exactamente este mismo tema. Nuestra investigación ha propuesto tres preguntas centrales:

¿Quién debe decidir las tendencias futuras en la investigación de negocios internacionales?

A menudo, los investigadores comentan que los científicos vienen de Saturno y los practicantes de Plutón, ¡pero debemos de colaborar unos con otros en lugar de colaborar únicamente con gente de su círculo inmediato!

¿Cómo debemos juzgar qué temas vale la pena explorar?

Y ¿qué fuerzas externas impulsan la agenda de investigaciones futuras?

Examinar estas preguntas nos ha llevado a desafiar algunas de las tendencias más comunes que actualmente caracterizan la investigación de negocios internacionales. Como resultado, proponemos el concepto de “conciencia científica” como camino a seguir. La conciencia científica es un enfoque holístico, interdisciplinario y contextual que requiere que los investigadores comprendan las múltiples perspectivas, tanto académicas como en la práctica, siendo el mejoramiento de la sociedad, criterio más importante para obtener el éxito.

¿Quiénes son los expertos? La respuesta obvia a nuestra primer pregunta, ¿quién debe decidir las tendencias futuras y temas?, es que las investigaciones futuras deben ser realizadas por expertos. Sin embargo, esto conlleva a una importante cuestión: ¿quiénes son realmente estos expertos? Si definimos la respuesta estrecha y simplemente como investigadores trabajando "en el campo académico" de los negocios internacionales, nos arriesgamos a dejar a un lado la participación de pensadores de los campos académicos relacionados, como las ciencias políticas y el desarrollo internacional, y por lo tanto, limitar la utilidad de los resultados.

¡También es importante recordar que la gente que labora en los negocios internacionales (que no sólo lo estudian) también son expertos! Los investigadores tienden a clasificar la experiencia por el número de publicaciones o citas académicas que un individuo ha logrado. Este enfoque significa que la academia se arriesga a "quedar atrapada en el eco social de la cámara de su propia voz", como lo comenta Andrew Pettigrew (*).

A menudo, los gerentes son ignorados en la búsqueda académica para crear publicaciones. Los trabajadores “normales” rara vez pueden comentar algo en las discusiones, tal vez porque no tienen posiciones de poder. Pero las ideas y el conocimiento de estos grupos son fundamentales en la evolución de los negocios internacionales. Los debates de las investigaciones deben incluir voces fuera de la academia.

¿Estamos haciendo las preguntas adecuadas? El propósito original de las universidades fue la de realizar investigaciones que contribuyeran al entendimiento social y al bienestar, más que crear conocimiento para sí mismas o para beneficiar las profesiones de los individuos. En la medida en que la academia se ha institucionalizado, el propósito original de las universidades queda a menudo subordinado a otras, y en algunos casos, incluso se ha perdido. Así, para asegurarse de que se estén haciendo las preguntas correctas, los investigadores deben enfocarse tanto en los problemas que tratamos de resolver, y fundamentalmente, la relevancia de esas cuestiones para la comunidad y la sociedad.

¿Qué impulsa la agenda de investigaciones? Existen cuatro importantes temas globales que afectan y seguirán afectando a los negocios internacionales: el cambio climático, la globalización económica y social y la brecha tecnológica, así como la desigualdad y sustentabilidad social y la económica resultante. Cada uno de estos complejos temas contiene diversas particularidades entre ellos, incluyendo el terrorismo, la pobreza y la crisis financiera global. También son importantes debido a su extensa relevancia en la sociedad. Desafortunadamente, no se ve que la investigación de estas dinámicas ayude a enfrentar estos retos. No podemos pensar en las organizaciones como algo separado de las comunidades y sociedad en donde operan, viven, y sirven, y la investigación siempre debe de tomar explícitamente en cuenta este contexto.

El camino que nos espera: “la conciencia científica”. Debido a la complejidad y magnitud de las cuestiones inherentes a los negocios internacionales, los investigadores deben emplear la conciencia científica para generar ideas, temas y respuestas relevantes. Esto significa que deben usar un enfoque inteligente, que sea holístico, contextual e interdisciplinario. Un enfoque que trascienda las fronteras de las disciplinas tradicionales e incluya una amplia cobertura de generación de ideas. Que use diversos métodos y combine una amplia variedad de disciplinas académicas. De esta forma, los investigadores generarán ideas y temas usando múltiples fuentes de información e involucren diferentes niveles de análisis e investigaciones interdisciplinarias. La comprensión profunda y contextual de las condiciones institucionales, culturales y sociales debe tomarse en cuenta, ya que éstas generan ideas y temas.

Cierto o no, esto no es un proceso que veamos típicamente en las revistas académicas de hoy en día. En ellas, el estrecho enfoque de la investigación empírica a menudo produce únicamente ideas superficiales que son réplicas de extensiones incrementales de trabajos existentes. A menudo, los científicos formulan problemas que corresponden íntimamente a las técnicas en las cuales poseen amplia experiencia y habilidades. Igual que un fotógrafo cambia los lentes para capturar diferentes texturas, así el enfoque científico requiere exponer la cuestión de investigación a otro nivel de herramientas de investigación utilizadas por diversos grupos de investigadores. Por lo tanto, este enfoque estará mejor preparado para abarcar las complejidades de las organizaciones de hoy en día dentro de un ambiente globalizado.

La conciencia científica también necesita que los académicos inviten a expertos en campos adyacentes, practicantes y demás informantes clave a sus círculos científicos, comúnmente siempre cerrados en lugar de atrincherarse en las disciplinas tradicionales como la psicología o la economía. La investigación de negocios internacionales se beneficiará de interpretaciones más extensas de expertos en las áreas adyacentes, así como fuera de los círculos de eruditos. A menudo, los investigadores comentan que los científicos vienen de Saturno y los practicantes de Plutón, ¡pero debemos de colaborar unos con otros en lugar de colaborar únicamente con gente de su círculo inmediato!

*Pettigrew, A. M. “Management research after modernism.” The British Journal of Management, 2001.

**Esta columna fue escrita junto a Martha Maznevski, profesora de Comportamiento organizacional y Administración internacional en el IMD, quien dirige el programa de MBA con mejor clasificación.

***Esta columna está basado en una investigación completa titulada “Conciencia científica: una base para temas a futuro respecto a los negocios internacionales y administración”. Recibió el prestigioso premio Carolyn Dexter 2010 en la categoría a Mejor investigación internacional por parte de la Academia de Administración. Motiva a la comunidad académica de investigadores de negocios internacionales a incorporar a sus investigaciones más amplias perspectivas acerca de temas complejos e importantes.

Karsten Jonsen

Ver más columnas del autor

Comentarios