La inversión directa extranjera (IDE) en la parte continental de China cayó un 9,2% interanual en enero, según los datos publicados este jueves por el Ministerio de Comercio, un descenso que se explica por el efecto de las vacaciones y la elevada base comparativa de referencia.

La IDE de enero fue de 80.100 millones de yuanes (US$12.000 millones), por debajo de los 81.420 millones de diciembre, señala un comunicado del ministerio.

El descenso se debió principalmente a que la referencia de enero de 2016 era alta, indicó en una rueda de prensa el portavoz del ministerio Sun Jiwen.

Otro factor de la disminución fue el efecto de la Fiesta de la Primavera, añadió Sun, que indicó que esta celebración por el Año Nuevo Lunar chino cayó en enero este año, mientras que en 2016 fue en febrero. Los chinos disfrutan de unas vacaciones de siete días alrededor del festival.

La caída por factores estacionales no representa ninguna tendencia en la llegada de IDE para el conjunto del año, ya que China todavía cuenta con fuertes condiciones favorables para atraer inversiones del exterior a medio y largo plazo, agregó Sun

La economía podría crecer a una tasa anual media de más del 6,5% en el periodo 2016-2020, lo que la seguiría situando entre las economías de más rápido crecimiento del mundo.

La competitividad de China para absorber inversión se mantendrá, puesto que la nación está ampliando los campos de su apertura, mejorando el sistema de mercado moderno y optimizando el entorno de negocios, analizó Sun.