Montevideo. Quien entra hoy en un comercio con la intención de comprar cerveza verá en la heladera una oferta más amplia de la que hubiera encontrado tiempo atrás. Las tradicionales marcas nacionales han sacado en los últimos años diferentes variedades, a lo que se ha sumado la llegada a Uruguay de varias propuestas desde el exterior.

De la mano de un consumidor más exigente, las importadas vienen pisando fuerte en el país. Para muestra basta un botón: en 2015 tuvieron un aumento de 45% respecto a 2014, de acuerdo a datos de la Dirección General Impositiva (DGI) en base a la declaración de los productores locales y los importadores.

En concreto, mientras que en 2014 habían ingresado al país 11,9 millones de litros de cerveza desde el extranjero, el año pasado esa cifra ascendió a 17,4 millones.

La cerveza nacional, en tanto, sufrió el efecto contrario y tuvo una contracción de 3,5%. Así, en 2015 fueron 88,7 millones de litros de cerveza nacional los que tributaron Imesi frente a los 92 millones de litros que lo habían hecho un año antes.

Si se suman las cervezas importadas con las nacionales, en 2015 hubo un crecimiento respecto a 2014, lo que cortó dos años de caídas interanuales. El año pasado tributaron en Uruguay 106 millones de litros de cerveza y en 2014 habían sido 103,9 millones, lo que muestra una suba de 2,1%.

Así, y pese a que su peso viene alivianándose, el producto nacional sigue teniendo el 85,3% de participación de mercado.

De todas maneras, es de esperar que este fenómeno de sustitución de cerveza nacional por importada no se continúe profundizando al mismo ritmo, fruto de que Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC), principal jugador del sector, comenzará a envasar en su planta montevideana la marca Stella Artois, que hasta el momento llegaba ya en botellas desde Argentina (ver apunte).

La belga es la tercera cerveza más consumida en Uruguay, según los últimos datos disponibles (2014) de la consultora Euromonitor International, detrás de las locales Pilsen y Patricia. A partir de este cambio, pasará a computar como producto nacional.

Este ranking lo completan la nacional Norteña (4° puesto) y la mexicana Corona (5° puesto).