La producción argentina de trigo crecerá a 17,5 millones de toneladas en la temporada 2017/18 desde los 16,3 millones de la campaña previa gracias a que su área se expandirá por los mejores precios internacionales y el clima favorable, dijo este miércoles la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

De acuerdo con la entidad, la abundante humedad que registran los suelos tras semanas de fuertes lluvias -que provocaron anegamientos en algunas áreas- será uno de los mayores incentivos para los agricultores de Argentina, un exportador clave de trigo que tiene en Brasil a su principal cliente.

La superficie dedicada al cereal en el país crecerá a 5,5 millones de hectáreas en el ciclo 2017/18 desde los 5,1 millones de la campaña previa, señaló Esteban Copati, director del Departamento de Estimaciones Agrícolas de la entidad.

"Vamos a mantener la tendencia positiva de inversión en tecnología" registrada en el ciclo 2016/17, destacó el experto.