La viceministra de Energía, Rutty Paola Ortiz, le restó importancia a la preocupación del presidente Juan Manuel Santos y el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, sobre la presión inflacionaria de los precios de los servicios públicos. Se continúa trabajando con las comisiones de regulación de los servicios públicos en Colombia, con la finalidad de buscar una disminución de la inflación en los próximos meses, señaló Cárdenas.

Ante este anuncio, la viceministra de Energía se anticipó a dar la respuesta, indicando que en abril se presentó un crecimiento de las tarifas energéticas de 2,67 %. “Esto generó que el peso del crecimiento de la energía para el indicador de IPC (Índice de Precios al Consumidor) del mes fuera mucho más importante de lo que es históricamente y esto se dio porque crecieron las tarifas respecto de enero y febrero, cuando fueron realmente bajas gracias a la generación que ha tenido el país y a que se dieron los contratos de largo plazo”.

Saliendo al paso a lo que ha dicho el ministro de Hacienda, la funcionaria indicó que “el consolidado de crecimiento de enero a abril para el año es de 0,39 %, muy inferior a lo que se está dando”. Descartó un alivió en las tarifas eléctricas ante la abundancia de las lluvias, hecho contrario al sucedido con el fenómeno de El Niño, cuando el costo de la energía de los hogares colombianos sufrió un alza.

Justificó que el incremento tarifario por El Niño se presentó por “una subida diferenciada en el tiempo. Algunas empresas están todavía cobrando esos recursos”.

Prometió hacer un acompañamiento para detectar cuáles son los casos puntuales que denuncian ante la Superintendencia de Servicios Públicos. “Hemos recibido unos llamados de atención de zonas del Pacífico y estamos revisando con la Superintendencia qué operadores tuvieron subidas especiales”, indicó Rutty Paola Ortiz. La funcionaria reiteró que en el Chocó se quejaron de tarifas muy altas, incluso de entre $200.000 y $500.000 para usuarios residenciales, “lo cual es realmente excesivo y la Superintendencia está verificando esas denuncias”.

La Nueva Esperanza de EPM. El tema de las tarifas fue abordado por la viceministra de Energía durante el anuncio de EPM de entrega del proyecto Nueva Esperanza, que le aporta a Colombia una nueva infraestructura energética y fortalece el Sistema de Transmisión Nacional. Con una inversión de $435.742 millones, la obra les va a permitir a más de 12 millones de personas que habitan en la región centro-oriental del país blindarse ante futuros apagones.

El gerente de EPM, Jorge Londoño de la Cuesta, manifestó que se beneficiarán habitantes de Bogotá, una zona de Cundinamarca, norte del Tolima, Meta y Guaviare. Dijo que para este año EPM tiene proyectos de inversión por $2,5 billones; hasta el año 2020 proyecta inversiones por cerca de $10 billones. En el portafolio no descarta alguna participación en el negocio de Electricaribe y mantiene interés en la telefónica bogotana, ETB.