Pemex reformula demanda en contra de Conproca por fraude

México

En la demanda reformulada, Pemex y Pemex Refinación reclaman que se hicieron pagos por US$160 millones a las dos empresas aunque eran facturas falsas, el dinero pasó de México a Estados Unidos por medio del Pemex Master Trust.

Con estos antecedentes, se logró reabrir el caso que en primera instancia había sido rechazado y así ‎el próximo 5 de junio Pemex y Pemex Refinación van a la corte del sur de Nueva York en contra de SK Engineering & Construction y Siemens Aktiengesellschaft.

  • Lun, 04/21/2014 - 10:39

ElEconomista.com.mx. Petróleos mexicanos (Pemex) y su filial Pemex Refinación acusaron a las empresas SK Engineering y a Siemens Aktiengesellschaft de participar en un esquema de corrupción y fraude en la reconfiguración de la refinería Cadereyta en la que detectó pagos realizados a un alto oficial de la propia paraestatal por parte de un asesor llamado Jaime Camil Garza cuyos pagos fueron autorizados por el director jurídico y el de Finanzas de Siemens.

En la demanda reformulada, Pemex y Pemex Refinación reclaman que se hicieron pagos por US$160 millones a las dos empresas aunque eran facturas falsas, el dinero pasó de México a Estados Unidos por medio del Pemex Master Trust, un vehículo financiero usado para las transferencias y los pagos a Conproca, señala en su escrito la entidad.

Con estos antecedentes, se logró reabrir el caso que en primera instancia había sido rechazado y así ‎el próximo 5 de junio Pemex y Pemex Refinación van a la corte del sur de Nueva York en contra de SK Engineering & Construction y Siemens Aktiengesellschaft.

El caso contra el consorcio Conproca S.A. de C.V., fue armado por la paraestatal luego de que logró nuevos testimonios por el presunto pago de sobornos que se hicieron en 2004 por obras realizadas en la refinería de Cadereyta entre 2000 y 2002.

La paraestatal recibió primero un rechazo de la corte para revisar el caso, sin embargo, la decisión de la Corte de Distrito de Estados Unidos para el distrito sur de Nueva York fue recibir la apelación de la paraestatal y ahora tiene que presentar un caso de manera oral.

De acuerdo con la “Respuesta breve para los demandantes recurrentes” del segundo circuito, de la que El Economista tiene una copia, la corte admite que dados los antecedentes de las empresas y que los casos se han armado bajo la Ley Federal contra la Extorsión Criminal y las Organizaciones Corruptas (Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act o Ley RICO), se tiene que reabrir el caso en contra de SK Engineering y de Siemens Aktiengesellschaft.

Los actores que están involucrados en la demanda bajo la Ley RICO de Estados Unidos son Jaime Camil Garza, un asesor de Siemens que habría cobrado US$2,6 millones por su intervención en la contratación de Conproca, el consorcio formado por SK Engineering & Construction, Siemens Aktiengesellschaft y Tribasa; Peter Paul Müller, ex director jurídico de Siemens; y José Querubín, director de Finanzas de Siemens.

En su escrito de apelación, Pemex suscribe que fue lesionado por las dos empresas (Siemens y SK), que usaron un esquema del Master Trust de Pemex para mover dinero que pagaba facturas falsas de las empresas. El tribunal le concedió la licencia a Pemex para enmendar su queja sin limitación alguna, por ello es que, además de los pagos por presuntos sobornos que se hicieron, se modifica la demanda contra las empresas: las acusan de defraudar al Master Trust.

Pemex: Conproca mintió

En el escrito de apelación que presenta Pemex y que logra revertir una decisión previa del Poder Judicial estadounidense, la paraestatal explica cómo desde el principio el consorcio mintió con relación a su capacidad técnica y financiera para la reconfiguración de la refinería de Cadereyta.

“Aquí, Conproca obtuvo inicialmente el contrato con Pemex por tergiversar su capacidad para autofinanciar el proyecto de modernización de la refinería, como parte de su plan para inducir a Pemex a adjudicarle el contrato. Conproca utiliza sus conexiones para transmitir su Plan de Financiamiento de los Estados Unidos a México”, explica el escrito.

Es decir, las empresas que forman Conproca simularon que la capacidad financiera que tienen en Estados Unidos es la que usarían para la modernización de la refinería de Cadereyta.

En su escrito, indican que las “reclamaciones de Pemex no han prescrito”. Los demandados alegan que son cuatro años lo que da la ley para la prescripción de las reclamaciones que hace Pemex, sin embargo, advierte la paraestatal, Siemens contradice sus propios escritos porque en su exposición en apoyo de la moción de desestimación, tanto Siemens como SK sostuvieron que Pemex debe haber descubierto los sobornos a más tardar en el 2002.

“Pemex ya ha establecido que funcionarios de Pemex ocultaron el fraude en cuestión.

“La primera vez que Pemex podría haber preguntado por los pagos de sobornos fue el 12 diciembre del 2008 y la denuncia fue presentada el 11 de diciembre del 2012. La demanda enmendada, por tanto, no se ve impedida por la Ley de Prescripción”, se suscribe.

*Lea además: Cotemar y Evya, en la mira.

autor

El Economista (México)

Comentarios