El sector agroganadero pagará más impuestos en Paraguay tras la reforma tributaria

Paraguay

La soja y la carne son los dos grandes rubros de exportación de Paraguay, una nación con una presión fiscal de 12,3% que sólo el año pasado implantó un rudimentario Impuesto a la Renta Personal.

La reforma fiscal, cuya entrada en vigor será el 1 de enero de 2014, incorporará a 135.000 productores como nuevos contribuyentes.

  • Sáb, 10/12/2013 - 12:52

El Gobierno de Horacio Cartes ha impulsado una reforma tributaria, con la aplicación de un nuevo impuesto y la extensión del IVA al sector agropecuario, clave para la economía de Paraguay, que en 2012 sólo contribuyó con 0,5% al total recaudado por el fisco.

Cartes promulgó esta semana la ley que crea el Iragro (Impuesto a la Renta de las Actividades Agropecuarias) tras una larga travesía parlamentaria de varias reformas simultáneas para un sector que representa casi el 30% del Producto Nacional Bruto (PIB) pero se resistía a pagar más impuestos.

La soja y la carne son los dos grandes rubros de exportación de Paraguay, una nación con una presión fiscal del 12,3% que sólo el año pasado implantó un rudimentario Impuesto a la Renta Personal.

El Iragro, que sustituye al Imagro, hace extensivo a todo el sector agroganadero el tipo máximo del 10% que hasta ahora sólo pagan los productores con una facturación anual superior a 6.000 millones de guaraníes (casi US$1,4 millones), a los que se exigía llevar contabilidad y abonar por la ganancia.

Según el presidente de la Unión de Gremios de la Producción (UGP), Héctor Cristaldo, unos 15.000 empresarios pagan el tipo máximo, mientras otros 55.000 tributan el 2,5 % bajo el "régimen presunto" del Imagro, que grava por el valor de la superficie útil de la tierra.

Cristaldo calculó a Efe que la reforma fiscal, cuya entrada en vigor será el 1 de enero de 2014, incorporará a 135.000 productores como nuevos contribuyentes, lo que generará US$250 millones de ingresos para el fisco.

En 2012, el Iragro representó 66.106 millones de guaraníes (US$15 millones) del total de 13,8 billones de guaraníes (casi US$3.150 millones) recaudados por Hacienda, según datos oficiales.

Aprobada el 10 de septiembre por el Legislativo, la reforma que implanta el Iragro incluye la extensión de un Impuesto al Valor Añadido (IVA) del 5 al 10% a todos los productos del mismo sector.

"Al cerrar el círculo del IVA (a todas las actividades), se formaliza la economía" y se puede evitar el fraude, dijo a Efe el secretario general de la Capeco (Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas), José Berea.

Si bien la generalización del IVA era parte del compromiso entre el Ejecutivo y el sector al aprobarse el Iragro, el texto publicado en la gaceta oficial del martes no la incorpora, un aparente error que removió las inquietudes de los productores.

Al error se sumó la aprobación en Cámara Baja, ese mismo día, de otro impuesto al sector que grava con 10% las exportaciones de soja y otros granos en estado natural, y que Cartes había prometido suprimir si se aprobaba el Iragro.

Para Cristaldo, la omisión del IVA en la reforma se trata de un "error de los técnicos" que se puede subsanar con una "ley complementaria", pero que contribuye a que no acabe el "via crucis" por el que está pasando el sector productivo, que afectará a la siembra de maíz en enero y quizás a la de trigo en abril.

"La gente está desesperada en el campo. ¿Cómo van a plantar maíz si no saben qué costo van a tener?", comentó a Efe un experto del sector que pidió el anonimato.

Para esta fuente, el error en la ley promulgada "es a propósito", mientras que Cristaldo consideró "posible, porque hay muchos intereses en juego, pero no probable" que el impuesto a la exportación salga adelante, ya que "Cartes dijo que lo iba a vetar".

El izquierdista Frente Guasú (FG) del ex presidente Fernando Lugo defendió este impuesto, que calculó en 300 millones de ingresos al año, porque lo pagarían unas pocas grandes empresas y sería difícil de evadir.

La tasa a la exportación "fomentará la industrialización de la materia prima, desestimulando la exportación de granos sin valor agregado", aseveró el FG.

Pero el experto aseguró que la tasa al exportador en realidad beneficiaría a las grandes multinacionales que sacan el producto paraguayo al mercado y, al darle "supuesto valor agregado" en el procesamiento, evitarían su pago.

La exportación de grano -US$1.582 millones en 2012 sólo de soja- está en manos de medio centenar de empresas, sólo seis de ellas multinacionales con capacidad procesadora por las que el productor tendrá que pasar si quiere evitar que le repercuta el impuesto a la venta en exterior.

Los productores temen la formación de un oligopolio, pues según la fuente cuatro de esas grandes compañías pueden procesar la mitad de la cosecha de soja de Paraguay en un año bueno como éste, con una producción récord y exportaciones que alcanzaron los US$2.461 millones a fines de septiembre.

autor

EFE

Comentarios

|