Babilonia. En la antigua ciudad de Babilonia, la que fuera hogar de los legendarios Jardines Colgantes, la extensión de un oleoducto desenterró una adivinanza: ¿qué tiene prioridad? ¿la preservación del patrimonio de Irak o el desarrollo de su riqueza petrolera?

La respuesta definitiva se sabrá probablemente en las próximas décadas. Pero por el momento, el petróleo parece tener la ventaja.

Irak, el sitio de la antigua Mesopotamia que algunos dicen fue el lugar de nacimiento de la escritura, la agricultura y la ley escrita, tiene muchas claves para la historia de la civilización. Es un motivo de orgullo para los iraquíes, pero también lo son las riquezas que obtiene del petróleo.

Mariam Omran Musa, quien administra el sitio de Babilonia para el Consejo Estatal de Patrimonio y Antigüedades, presionó fuertemente para que el oleoducto fuera desviado, pero fracasó y ahora está demandando al ministerio.

El ministerio de Petróleo insiste en que trabajó a ritmo lento con el fin de proteger cualquier tesoro escondido, y se mantuvo en el área entre las vallas exteriores e interiores del sitio.

Desde entonces, prometió cambiar la ruta del oleoducto lejos de Babilonia cuando encuentre una nueva, algo que hasta los expertos del sector hallan difícil de creer pues el oleoducto ya ha sido construido.

"El petróleo y las antigüedades son ambos una riqueza nacional, pero tengo una opinión: cuando el crudo desaparezca, todavía tendremos las antigüedades", dijo Musa a Reuters mientras se encontraba cerca del oleoducto y las huellas de los vehículos de construcción eran aún visibles.

Los expertos en patrimonio ahora están cambiando su atención a otros lugares, con la esperanza de clasificar y proteger a unos 20.000 sitios antes de que sean dañados por las agencias gubernamentales que tratan de reconstruir una economía devastada por años de guerra y sanciones.

Hasta el momento, cerca de 12.000 sitios arqueológicos han sido descubiertos -unos 700 sólo en Bagdad- pero los funcionarios dicen que el patrimonio está expuesto a incursiones perjudiciales de manera regular.

Nuri Kadhim, jefe del departamento de Antigüedades de Bagdad, no es optimista de que el gobierno le dará al asunto la atención que se merece teniendo en cuenta sus otras prioridades.

"Los proyectos del estado no se detendrán. Por el contrario, están aumentando", dijo a Reuters. "Creo que habrán muchas violaciones a menos que exista una instrucción por parte del gobierno de demandar acuerdos (a la junta de patrimonio) antes de iniciar estos proyectos", afirmó.

Próxima superpotencia petrolera. El ministerio de Petróleo dice que los proyectos de oleoductos son esenciales para avanzar en el objetivo del país de convertirse en una superpotencia mundial del petróleo, junto con Arabia Saudita y Rusia.

Mientras que muchos expertos dicen que el objetivo es demasiado ambicioso, todavía se espera que Irak sea la mayor fuente de crudo en el mundo durante los próximos años.

El oleoducto de Babilonia, que comenzará a funcionar en junio, tiene como objetivo complementar dos oleoductos en Bagdad que son viejos y están en mal estado.

El oleoducto transporta cerca de 45.000 barriles de combustible por día desde Basora, en el sur, a la capital para el consumo interno.

Para los iraquíes, como el analista petrolero Hamza al-Jawahiri, reconstruir la destruida infraestructura del país es demasiado importante como para que sea frenada por los arqueólogos en un territorio cubierto de sitios antiguos.

"Creo que las campañas pueden obstaculizar el desarrollo", dijo Jawahiri. "Además, todo Irak contiene antigüedades. ¿Significa esto que debemos dejar de reconstruir? ", preguntó.

El número y la ubicuidad de los sitios es un problema de enormes proporciones para los arqueólogos, también.

Qais Hussein Rashid, director del Consejo Estatal de Patrimonio y Antigüedades, dijo que la junta necesitaba 17.000 guardias más y 750 anticuarios, así como un "ejército" de personal jurídico para detener los proyectos de petróleo y otras inversiones.

"Tenemos antigüedades en cada pueblo, en cada ciudad. Eso nos pone constantemente a la defensiva frente a la ignorancia que a veces encontramos entre las personas y con proyectos de inversión", dijo a Reuters Rashid.

"Los sitios antiguos en Irak sufren de diferentes tipos de violaciones a causa de la escasa protección, la falta de apoyo (del gobierno) y la retirada de este sector en las prioridades del estado", dijo.

El ministerio dice que pidió a la junta de patrimonio que le ayudara con el oleoducto, pero que ésta se negó.

"Definitivamente tenemos mucho interés en preservar las antigüedades, pero cuando estalle una crisis del petróleo, ¿quién se hará responsable? ¿La junta de patrimonio y antigüedades? Estos son proyectos de interés nacional", dijo el portavoz del Ministerio de Petróleo, Asim Jihad.

Kadhim, de Antigüedades de Bagdad, admitió a regañadientes que el mismo legado del país puede ser parte del problema.

"A veces una persona tiene tantas camisas y pantalones que no se ocupa de ellos", dijo. "Cuando sólo tiene una camisa la lavará y planchará con mucho cuidado", añadió.