Lima. Southern Copper, una de las mayores cupríferas del mundo, elevaría en hasta un 20% sus inversiones en Perú, donde espera avanzar con sus demorados proyectos pese a los crecientes conflictos sociales que asolan al sector clave para la economía local.

El presidente ejecutivo de Southern Copper, Oscar González, agregó en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina que la firma se apresta a iniciar labores de exploración en Ecuador, donde tendrá una participación del 70% en una asociación con Minera Dos Ríos.

"Todos los proyectos de inversión andan 15% o 20% más altos que antes, si no es que más (...) no solamente porque han subido los equipos (...) también la ingeniería y los suministros de las plantas", dijo González.

Por otro lado, el ejecutivo dijo que Southern Copper -controlada por Grupo México- no ha tenido problemas con la venta de cobre a clientes en Europa y Estados Unidos a pesar de los problemas económicos en la zona euro.

Asimismo, dijo que una vez concluidos sus planes de expansión y un proyecto clave en Perú buscará vender cobre a los mercados asiáticos, posiblemente a través de la japonesa Mitsui.

"Nuestros volúmenes de producción los hemos vendido sin problemas (...) no le vendemos a Asia, esperamos vender cuando tengamos nuestras ampliaciones de Toquepala y Cuajone y el proyecto nuevo de Tía María entonces sí ir a buscar a los mercados asiáticos la venta de ese volumen adicional", explicó.

Southern Copper opera en Perú los yacimientos Toquepala y Cuajone, así como la refinería de Ilo.

En Toquepala tiene prevista una expansión de hasta US$960 millones, por encima de los US$800 millones previstos anteriormente, para duplicar su capacidad de molienda.

También en Perú, la empresa espera finalizar en cinco meses un nuevo estudio de impacto ambiental para su paralizado proyecto Tía María, que elevaría la producción de la empresa en 120.000 toneladas de cobre por año y requeriría una inversión de hasta US$1.200 millones, dijo el ejecutivo.

Este proyecto ha sido demorado ante el rechazo de pobladores que temen daños en los recursos hídricos en la sureña zona donde sería desarrollado.

Perú es el segundo productor mundial de cobre. En tanto en México, Southern Copper opera las minas La Caridad y Buenavista, que reanudó labores luego de tres años de paralización por una huelga.

Los planes en México y Perú elevarán la producción anual de Southern Copper a unos 1,25 millones de toneladas de cobre, especificó González, desde las 587.491 toneladas de cobre del año pasado.

"Con eso ya estaríamos consolidando a Southern Copper como una de las cinco (mayores) productoras de cobre del mundo", acotó González.