Santiago. Santander Chile, el mayor banco del país, está bien parado y no necesita emitir deuda ante un escenario externo más adverso, dijo el jefe de la entidad, quien desestimó que su matriz española requiera desprenderse de más activos en América Latina para reforzar su capital.

Santander Chile, que prevé un alza del 12% en su cartera de préstamos este año, mantendrá sus planes de inversión de unos US$450 millones entre el 2012 y 2014 a pesar de la incertidumbre por la crisis en Europa, especialmente en España, el mercado doméstico de su controlador Santander.

"Tenemos una muy buena base de liquidez, a tal punto que este año podemos crecer en torno a los US$4.000 millones (en préstamos...) sin tener que emitir deuda", dijo Claudio Melandri, gerente general de Santander, durante el foro de Reuters sobre Inversión en América Latina.

"Siempre estamos mirando el mercado de deuda y si hay una buena oportunidad la vamos a tomar, pero hoy día no lo necesitamos", agregó.

Melandri explicó que la unidad chilena está poco expuesta a lo que pueda ocurrir con su matriz.

Melandri consideró que Santander España "adelantó la tarea" al vender los activos latinoamericanos. Recordó además que, tras la operación en Chile, hay un compromiso de no anunciar o no hacer nuevas ventas durante un año. "Yo las descarto de plano", precisó.

"El grupo tiene una política legal bien clara y bien marcada, que se respeta. Una política de subisidiaria que habla de la independencia financiera que tenemos nosotros, la independencia en el manejo de capital y en el manejo de liquidez", aclaró.

En esa línea, explicó que no es posible que, ante un agravamiento de la crisis global, la filial chilena pueda traspasar fondos para ir en auxilio de la central española.

"No tenemos ninguna relación de traspaso de capital con nuestro accionista principal", explicó.

Conservador. Ante la incertidumbre que rodea al sistema financiero español, especialmente luego del multimillonario rescate a Bankia, una de las mayores entidades del país, el ejecutivo aseguró que Santander cuenta con una base sólida, ingresos estables y una política conservadora para el negocio.

El gobierno de España ordenó a sus bancos separar capital para cubrir un déficit de miles de millones de euros en su negocio de préstamos a desarrolladores de propiedades, que se generó al explotar la burbuja inmobiliaria en el 2008.

"No tenemos de estas cosas que no se entienden ni tenemos fondos de estos que ... lo que pasó en JPMorgan. Eso en el grupo no existe. Es un banco conservador y muy sólido", comentó, haciendo referencia a la sorpresiva pérdida que anunció el mayor banco de Estados Unidos por una mala estrategia de coberturas.

"Más del 60% de los ingresos provienen de economías emergentes, de economías que están bien. El Grupo Santander genera casi 25.000 millones de euros al año de ingresos brutos, y esa es una tremenda fortaleza", sostuvo.

En los últimos meses el banco vendió su unidad en Colombia y se desprendió del 7,8% de su filial chilena, mientras que ahora prepara una oferta de acciones de su unidad en México.

Esas operaciones ayudaron al grupo a alcanzar las estrictas metas de capital que exige ahora la Autoridad Bancaria Europea.

Pero el ejecutivo chileno no cree que el grupo español deba seguir desprendiéndose de activos en la región.

"A mí no me corresponde responder esa pregunta, pero yo no lo veo", precisó.

Melandri consideró que Santander España "adelantó la tarea" al vender los activos latinoamericanos. Recordó además que, tras la operación en Chile, hay un compromiso de no anunciar o no hacer nuevas ventas durante un año. "Yo las descarto de plano", precisó.

El grupo Santander debió desmentir esta semana los rumores de que estaba poniendo en venta una participación en su unidad brasileña.

La agresiva diversificación geográfica de Santander -tiene operaciones en América Latina, Estados Unidos, Gran Bretaña y Polonia- ha hecho que las operaciones en su país de origen representen sólo un 12% de las utilidades del grupo.