Una camioneta arrolló este lunes a fieles que salían desde una mezquita en el norte de Londres, y dejó 10 heridos en lo que testigos dijeron que fue un ataque deliberado contra musulmanes.

Un hombre, que ya estaba recibiendo primeros auxilios en el lugar antes de que el vehículo arrollara a los peatones, murió pero la policía dijo que no estaba claro si su fallecimiento estaba relacionado directamente con el incidente. Otras ocho personas estaban en el hospital, dos en estado grave.

El incidente está siendo tratado como un posible ataque terrorista, dijo la primera ministra Theresa May, algo que, de confirmarse, sería el cuarto desde marzo en Reino Unido y el tercero que implica a un vehículo que arremete deliberadamente contra peatones.

"Esto tenía todas las marcas distintivas de un incidente de terrorismo", dijo Neil Basu, coordinador nacional de política antiterrorista. "Fue un ataque contra Londres y todos los londinenses", añadió.

Poco después de la medianoche, el vehículo embistió contra un grupo de personas que salían de rezar en la Mezquita de Finsbury Park, una de las mayores del país, dijeron testigos. El ataque se produce durante el mes sagrado musulmán del Ramadán.

"Esta gran camioneta llegó y vino a por nosotros", dijo Abdulrahman Saleh Alamudi a BuzzFeed News. "El (conductor) estaba gritando (...) 'voy a matar a todos los musulmanes'", añadió.

La policía dijo que el conductor del vehículo, de 48 años, fue retenido por la gente antes de ser arrestado por sospecha de intento de asesinato.

"Quiero agradecer a aquellas personas que han ayudado a la policía a detener al hombre y que han colaborado con los agentes para ponerlo bajo custodia de forma calmada y rápida", dijo Basu. "Su control en estas circunstancias fue encomiable", añadió.

Ocho personas fueron llevadas al hospital y dos fueron atendidas en el lugar. Usain Ali, de 28 años, estaba cerca de la mezquita en ese momento y dijo que escuchó un golpe y corrió para salvar su vida.

"Cuando miré atrás pensé que era un accidente de tráfico, pero la gente estaba gritando, chillando y me di cuenta de que ese hombre quería aterrorizar a la gente que estaba rezando", dijo a Reuters. "Eligió el momento exacto en que la gente reza, y la mezquita es pequeña y estaba llena, así que algunos rezan fuera", dijo.

El ataque se produce en un momento de agitación política en Reino Unido, con May debilitada por la pérdida de su mayoría parlamentaria tras las elecciones del 8 de junio mientras comienzan las negociaciones para salir de la Unión Europea.

May ha recibido fuertes críticas por su respuesta a un incendio en una torre de viviendas en Londres en el que murieron al menos 58 personas la semana pasada, y por su historial sobre seguridad tras una serie de ataques atribuidos a milicianos islamistas en los últimos meses.