Seúl/Pekín. Corea del Sur dijo este viernes que está en una alerta elevada antes de un importante aniversario en Corea del Norte, en momentos en que se concentra una gran cantidad de material militar en ambos lados de la frontera.

Funcionarios estadounidenses y surcoreanos han dicho durante semanas que Corea del Norte pronto podría realizar otra prueba nuclear en violación de las sanciones de Naciones Unidas, algo a lo que se oponen tanto Washington como Pekín.

Pyongyang celebra el martes el aniversario número 85 de la fundación de su Ejército Popular de Corea, una fecha clave que viene al final de unos ejercicios militares de invierno, dijo el portavoz del Ministerio de Unificación de Corea del Sur, Lee Duk-haeng.

Trump dijo en una rueda de prensa que "se han hecho algunos movimientos muy inusuales en las últimas dos o tres horas", y que está seguro de que el presidente chino, Xi Jinping, "se esforzará" por presionar a su aislado vecino.

Corea del Sur y Estados Unidos también han estado realizando ejercicios militares conjuntos anuales, los que Corea del Norte describe rutinariamente como un preludio a una invasión.

"Es una situación en la que se agrupa una gran cantidad de equipos para ejercicios (militares) en Corea del Norte y también hay muchos activos estratégicos en la península coreana por los ejercicios militares de Corea del Sur y Estados Unidos", dijo Lee en una sesión informativa.

"Estamos vigilando de cerca la situación y no vamos a bajar la guardia", agregó.

El presidente estadounidense, Donald Trump, elogió el jueves los esfuerzos chinos para frenar "la amenaza de Corea del Norte", después de que medios estatales norcoreanos advirtieran a Washington de un "ataque preventivo superpoderoso".

Trump dijo en una rueda de prensa que "se han hecho algunos movimientos muy inusuales en las últimas dos o tres horas", y que está seguro de que el presidente chino, Xi Jinping, "se esforzará" por presionar a su aislado vecino.