La defensa de la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, presentó la noche del viernes ante el Tribunal Superior Electoral (TSE), documentos que probarían que su sucesor, Michel Temer, tuvo sus gastos pagados por el comité central de campaña de ambos, informó hoy en comunicado la asesoría de prensa de Rousseff.

La documentación compromete al actual presidente, que intentaba separar sus cuentas de las de Rousseff en el proceso en el TSE que podría resultar en la anulación de la victoria electoral de la fórmula presidencial que ambos formaron en 2014.

Según el comunicado, las pruebas fueron entregadas al relator del proceso en el TSE, Herman Benjamin, "y derriban la versión de que Temer habría recaudado aparte los recursos financieros para la campaña de la reelección de Dilma".

Entre los documentos enviados al TSE por la defensa de Rousseff están el extracto de prestación de cuentas, firmado por Rousseff y por Temer, además del administrador de las cuentas, Edinho Silva.

La defensa señala que la tesis de los abogados del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) de Temer afectaría sólo a Rousseff, excluyéndolo de la pérdida del mandato.

"En Brasil quienquiera que sea electo vicepresidente de la República, por obediencia a la Constitución, precisa haber sido registrado en fórmula como candidato a vice y que el candidato a presidente haya sido electo. Es decir, la fórmula electa es indivisible", apunta la nota.

Entre los documentos enviados al TSE por la defensa de Rousseff están el extracto de prestación de cuentas, firmado por Rousseff y por Temer, además del administrador de las cuentas, Edinho Silva.

La apertura del proceso fue solicitada por el Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB), del candidato derrotado Aecio Neves.

Temer sucedió a Rousseff el año pasado, provisionalmente en mayo y en forma definitiva el 31 de agosto, después de que la ex mandataria fuera destituida por el Senado acusada de irregularidades administrativas en el área fiscal.

Para refutar el argumento de que Temer habría hecho su campaña electoral a partir de la recaudación y gastos propios, en cuentas separadas, la defensa incluyó un demostrativo de fondos y gastos de la fórmula.

Por un lado, los documentos muestran gastos de la fórmula Rousseff-Temer procedentes de la cuenta bancaria "Temer" y otros destinados a Temer y su equipo procedentes de la cuenta bancaria "Dilma".

Según la defensa de Rousseff, la mayoría de los fondos transferidos a través de la cuenta "Temer" eran destinados a candidatos del PMDB en diversos lugares del país, lo que demostraría que esa era una "cuenta de pasaje" de ese partido, y no tenía la función de "separar" las cuentas de campaña del actual mandatario.

Analistas apuntan que el relator del caso en el TSE, Herman Benjamin, recomendaría la inhabilitación de la fórmula vencedora, aunque no existe un plazo definido para que el tribunal juzgue el caso.