El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, acusó al presidente Michel Temer por corrupción, obstrucción de la justicia y actuar junto con el senador suspendido Aecio Neves a favor de interrumpir el avance de la investigación de la operación anti-corrupción Lava Jato.

La acusación forma parte del expediente sobre la delación del grupo frigorífico JBS y de la investigación aceptada por el Supremo Tribunal Federal, cuyo contenido fue liberado este viernes por la alta corte.

El expediente agrava la crisis política en Brasil, porque JBS tenía una relación con los políticos y la financiación ilegal de los partidos como la de la constructora Odebrecht.

El juez de la corte Edson Fachin aceptó la denuncia para abrir una investigación contra Temer, quien este jueves se negó a renunciar al cargo.

El expediente agrava la crisis política en Brasil, porque JBS tenía una relación con los políticos y la financiación ilegal de los partidos como la de la constructora Odebrecht.

La delación incluye denuncias de pagos ilegales al Partido de los Trabajadores, para las campañas de los ex presidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

El senador y ex candidato presidencial Neves fue grabado hablando con el dueño y delator de la JBS, Joesley Batista, a quien le dijo que estaba negociando con Temer y el nuevo juez de la corte Alexandre de Moraes, que reemplazó al fallecido en un accidente de aviación Teori Zavascki, la designación de comisarios que puedan detener la Operación Lava Jato.

La delación incluye la mención de decenas de millones de dólares pagados a políticos y partidos.