Implican a duodécimo militar de EE.UU. en escándalo de prostitución en Colombia

Colombia

El duodécimo miembro del servicio militar, asignado a la Agencia de Comunicaciones de la Casa Blanca, fue relevado de sus tareas a la espera del resultado de una investigación, según un funcionario de defensa estadounidense, quien habló bajo condición de anonimato.

El incidente avergonzó a Estados Unidos y eclipsó la participación de Obama en la cumbre.

  • Mar, 04/24/2012 - 05:48

Bogotá. Un duodécimo miembro del servicio militar estadounidense fue vinculado el lunes a un escándalo de prostitución en Colombia y el Pentágono suspendió autorizaciones al personal implicado en los eventos previos a la visita del presidente Barack Obama al país sudamericano a inicios de este mes.

Once empleados del Servicio Secreto están también implicados en el incidente, el peor escándalo en décadas dentro de la agencia responsable de la seguridad del presidente y de otros funcionarios de alto nivel. Seis de ellos ya han dejado el Servicio Secreto.

El duodécimo miembro del servicio militar, asignado a la Agencia de Comunicaciones de la Casa Blanca, fue relevado de sus tareas a la espera del resultado de una investigación, según un funcionario de defensa estadounidense, quien habló bajo condición de anonimato.

Agentes militares y del Servicio Secreto de Estados Unidos fueron acusados de llevar a hasta 21 mujeres a su hotel situado frente a la playa en Cartagena en la noche del 11-12 de abril, justo antes de la llegada de Obama a la ciudad turística para asistir a la Cumbre de las Américas.

Ellos fueron descubiertos cuando una de las mujeres se quejó porque presuntamente no le pagaron el dinero requerido, lo que llevó a que la policía local se involucrara en el tema.

"Esperamos que nuestra gente, donde esté, donde esté, en Colombia o en cualquier otro país (...) tenga un comportamiento que preserve los más altos estándares de conducta", dijo el secretario de Defensa de Estados unidos, Leon Panetta, a periodistas en la base militar Tolemaida en Colombia.

"Esperamos que nuestra gente, donde esté, donde esté, en Colombia o en cualquier otro país (...) tenga un comportamiento que preserve los más altos estándares de conducta", dijo el secretario de Defensa de Estados unidos, Leon Panetta, a periodistas en la base militar Tolemaida en Colombia.

"Si esas investigaciones determinan que ha habido violaciones (...) se asignará la responsabilidad a estos individuos", agregó.

Panetta informó que el Pentágono suspendió las autorizaciones de seguridad para el personal militar implicado en el escándalo, aunque no estaba claro cuántos de los 12 individuos tenían dicha autorización.

"Francamente, mi mayor preocupación es el tema de la seguridad y lo que este tipo de comportamiento podría haber puesto en peligro", añadió.

El incidente avergonzó a Estados Unidos y eclipsó la participación de Obama en la cumbre.

El personal militar estadounidense tiene prohibido contratar prostitutas, sin importar si es legal o no en el lugar donde se encuentren. Quienes son condenados bajo el sistema judicial militar pueden recibir penas de prisión de hasta un año y ser dados de baja con deshonor.

La prostitución es legal en "zonas de tolerancia" en Colombia.

El senador independiente estadounidense Joseph Lieberman dijo el domingo que la Casa Blanca debe realizar una revisión interna de todo el personal y el equipo de avanzada que viajó a Cartagena.

Durante su viaje a Colombia, Panetta anunció que Estados Unidos facilitará la venta de 10 helicópteros a su aliado sudamericano, incluyendo cinco que han sido usados en Afganistán. Los otros cinco son comerciales.

Panetta dijo que Estados Unidos continuará brindando el entrenamiento, el equipamiento y la asistencia que Colombia ha solicitado dentro de su lucha contra la guerrilla izquierdista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Estados Unidos se mantiene solidario con Colombia y su campaña contra las FARC", afirmó.

autor

Reuters

Comentarios