Miles de personas participaron el sábado a una protesta en las calles de Manhattan para exigir que el presidente Donald Trump haga públicas sus declaraciones de impuestos y para disputar su afirmación de que a la gente no le importa el asunto.

Los organizadores de la "Marcha Tributaria" de Nueva York, una de las más de 150 que se celebraron en todo Estados Unidos y otros países, dijeron que quieren llamar la atención sobre la negativa del mandatario a hacer público su historial fiscal, algo que han hecho sus predecesores en la Casa Blanca desde hace más de 40 años.

Además de grandes ciudades estadounidenses como Washington y Los Ángeles, había previstas manifestaciones en Europa, Japón y Nueva Zelanda.

La protesta de Manhattan comenzó con una concentración en Bryant Park a la que acudieron unas 5.000 personas, según estimaciones de un reportero de Reuters, aunque no se facilitaron cifras oficiales de inmediato. La marcha subió por la Sexta Avenida y tenía previsto concluir en Central Park.

En la manifestación destacaba un gallo hinchable de gran tamaño con una expresión de enfado y un peinado naranja metálico que pretendía rememorar el clásico estilo de Trump.

"Gracias a Trump, creo que ahora debe convertirse en ley la publicación de tus declaraciones de impuestos cuando alguien se postule a presidente", dijo la neoyorquina Marni Halasa, de 51 años, que vestía un tutú y mallas hechas con dólares falsos y llevaba un cartel con la leyenda "¡Muéstrame el dinero!".

Los críticos del presidente dudan de su historial tributario y creen que su publicación podría dar muchas pistas sobre su patrimonio neto y sus variados lazos empresariales.

Siendo candidato, Trump se negó a publicar sus declaraciones impositivas, escudándose a una auditoría del Servicio de Impuestos Internos. En septiembre dijo a ABC News que "creo que no le importa a nadie, excepto a algunos miembros de la prensa".