La Cámara de los Comunes británica aprobó este miércoles, con 522 a favor y 13 en contra, la celebración de elecciones generales anticipadas en el Reino Unido el próximo 8 de junio, a propuesta de la primera ministra, la conservadora Theresa May.

May, que llegó al poder sin pasar por las urnas tras el referéndum sobre la Unión Europea (UE) del 23 de junio pasado, anunció el martes por sorpresa su intención de celebrar estos comicios a fin de afianzar su mandato de cara a las negociaciones con Bruselas para el "brexit".

Los parlamentarios dieron su visto bueno a una moción gubernamental que autoriza la convocatoria de comicios en esa fecha, en lugar de la inicialmente prevista de mayo de 2020, cuando hubiera terminado la actual legislatura.

Duras palabras. Para prosperar, el texto necesitaba el respaldo de dos tercios de la cámara baja, que tiene un total de 650 escaños, lo que obtuvo con creces gracias al apoyo de la mayoría conservadora y de la oposición laborista y liberaldemócrata, con la abstención de los independentistas escoceses.

Tras la aprobación de esta moción, se espera que el Parlamento se disuelva el 3 de mayo -la víspera de unas elecciones municipales en el Reino Unido- para dar paso a la campaña electoral.

May y el líder del primer partido de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, cruzaron duras acusaciones durante el debate parlamentario sobre estas elecciones.

En su intervención, la líder "tory acusó al dirigente socialdemócrata de "no estar capacitado" para dirigir el Reino Unido, mientras que éste le achacó haber roto su promesa de no convocar en ningún caso elecciones generales anticipadas.