Cubanos obtienen licencias para instalar negocios en la isla

Cuba

El presidente Raúl Castro autorizó en octubre la ampliación del pequeño sector privado, buscando absorber a medio millón de empleados públicos que quedarán sin trabajo antes de marzo como parte de una reducción del peso del Estado.

Según cifras oficiales, 81.000 personas pidieron información, pero sólo fueron otorgados 29.038 permisos.

  • Wed, 12/01/2010 - 16:14

La Habana. No hay largas filas ni avalanchas, pero miles de cubanos están solicitando permisos para montar pequeños negocios privados, aprovechando la mayor apertura económica en décadas en Cuba.

El presidente Raúl Castro autorizó en octubre la ampliación del pequeño sector privado, buscando absorber a medio millón de empleados públicos que quedarán sin trabajo antes de marzo como parte de una reducción del peso del Estado.

Más de 29.000 cubanos recibieron sus licencias para abrir negocios propios en el primer mes y otros 16.000 permisos están siendo tramitados.

La creación de un sector privado dinámico que ayude a financiar el gasto público con sus impuestos es crucial para los planes de Castro de reanimar la economía cubana.

Y es además la mayor reforma económica emprendida por el Gobierno de la isla en años.

"Hay que coger este chance, es ahora o nunca. Esto es Cuba, lo que va a pasar mañana no lo sé pero el que no se arriesga ni gana ni pierde", dijo Emilio Pérez, un taxista que ahora va a alquilar parte de su casa y vender alimentos.

"Ahora está facilito para sacar las licencias", agregó entusiasmado.

La expansión de pequeños negocios privados desde restaurantes a peluquerías, masajistas y alquileres de casas, es parte de la "actualización" del modelo socialista promovida por Castro.

Cubanos consultados por Reuters se mostraron sorprendidos por la agilidad con que están siendo procesados los trámites. Los permisos son entregados en un plazo de entre 5 y 15 días.

"La gente está viniendo. Ya las colas han bajado, pero es mucho lo que ha pasado por aquí. Lo que más solicitan es licencia para vender alimentos y para rentar habitaciones", dijo una empleada de la dirección municipal de Trabajo en La Habana que pidió no ser identificada.

"En la sombrita". Según cifras oficiales, 81.000 personas pidieron información en el primer mes del nuevo sistema, pero sólo fueron otorgados 29.038 permisos.

Algunos cubanos entrevistados por Reuters durante un recorrido por varias oficinas en La Habana mostraron preocupación y dudas sobre la rentabilidad de los negocios, la falta de insumos o los altos impuestos.

"Los impuestos están bastante duros. Tengo que pagar 400 pesos mensuales (unos US$20) por la licencia de cafetería", dijo María Caridad Sulton, una jubilada de 50 años.

"No pienso sacar mucho, pienso ayudarme a mantenerme yo y ayudar a mi familia", agregó.

Pero el gobierno cubano cuenta con los impuestos del sector privado para ayudar a financiar sus programas sociales como la educación y salud gratuita.

Uno de los mayores desafíos será sacar a miles de trabajadores irregulares de la economía sumergida.

"No voy a sacar licencia por ahora. Voy a seguir por la sombrita", dijo Gerardo, propietario de dos autos antiguos que alquila como taxi sin pagar impuestos.

Granma, el diario del gobernante Partido Comunista, dedicó este miércoles tres de sus ocho páginas a explicar el nuevo sistema tributario, que incluye un impuesto a la renta, uno a las ventas y una contribución a la Seguridad Social.

Tiempo de Cambio. El gobierno está promoviendo reformas, pero aclarando que no implican una ruptura con el socialismo instalado tras la revolución de 1959. El Estado seguirá en poder de los medios de producción y la economía será planificada, no de mercado.

Pero la palabra cambio está siendo incorporada sin tapujos en el discurso oficial. Radio Rebelde, la principal emisora estatal de la isla, estrenó por ejemplo un programa llamado "Tiempo de cambios" para despejar dudas sobre el nuevo sistema.

"Había muchas prohibiciones que se convertían en freno (...) Las nuevas medidas económicas van a sacar al país hacia adelante", dijo Rafael Podadera, un jubilado de 78 años, quien comentó que quiere agregar discos compactos de música al negocio de venta de libros antiguos y hasta, quien sabe, quizás montar una cafetería en su casa.

La ampliación del sector privado y otros reformas para resucitar la economía cubana serán abordados en el VI Congreso del gobernante Partido Comunista en abril del 2011.

Pero una hoja de ruta con las nuevas medidas económicas será discutida desde el miércoles en toda Cuba.

"Nadie debe quedarse con una opinión por expresar y mucho menos que le sea impedido expresarla", dijo Granma en un editorial.

autor

Reuters

Comentarios