Brasilia. La economía de Brasil se contrajo fuertemente en el 2015, ya que las empresas recortaron sus planes de inversión y despidieron a más de 1,5 millones de empleados, mostraron datos oficiales el jueves, sentando las bases de la que podría ser la mayor recesión en la historia del país.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil se contrajo un 3,8% en el 2015, limitado por otra fuerte contracción en el cuarto trimestre, según la agencia de estadísticas del Gobierno IBGE.

La caída del PIB en 2015 es la mayor a nivel anual desde 1990, cuando Brasil se enfrentaba a una hiperinflación y a los efectos de una moratoria en el pago de la deuda.

Brasil se vio afectada a fines del 2015 por la ruptura de una importante represa de relaves y la mayor huelga petrolera en 20 años. Ambos hechos afectaron a una economía ya debilitada por una crisis política paralizante, el alza de la inflación y las tasas de interés y una fuerte caída en el precio de las exportaciones de materias primas.

El resultado fue el ritmo de crecimiento económico más bajo en todos los países del G-20 y una de las mayores tasas de inflación, de 10,7%.

La caída de la economía en 2015 estuvo en línea con las expectativas del mercado en un sondeo de Reuters.

La recesión continuaría en el 2016 con otra contracción económica de más del 3%, según proyecciones del mercado, en el que sería el retroceso más prolongado y profundo en Brasil desde que comenzaron los registros en 1901.

La caída de la economía en 2015 estuvo en línea con las expectativas del mercado en un sondeo de Reuters. Los rendimientos de los futuros de las tasas de interés subieron tras la difusión de los datos, reflejando también la decisión no unánime del banco central el miércoles de mantener sin cambios las tasas.