El crecimiento económico de Estados Unidos no logrará este año ni el próximo la meta de 3% propuesta por el nuevo gobierno, aún si se implementa algún estímulo fiscal y se modifican las leyes impositivas, según economistas consultados en un sondeo de Reuters.

El cambio en las expectativas surgió ante las dudas sobre la capacidad del presidente estadounidense Donald Trump para impulsar los proyectos de reformas de leyes tras la derrota de la iniciativa del gobierno para el sistema de salud.

Luego de repuntar a niveles récord por la perspectiva del estímulo fiscal, las acciones en Wall Street y el dólar han perdido impulso, al tiempo que los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos bajaron recientemente al mínimo en cinco meses.

"Las expectativas en torno al tamaño del estímulo fiscal que recibiríamos en Estados Unidos fueron exageradas antes del inicio del año", dijo Ethan Harris, jefe de economía global de Bank of America Merrill Lynch. "Los mercados ahora están convergiendo a una visión más escéptica de eso", agregó.

El sondeo entre más de 100 economistas, recopilado del 7 al 19 de abril, mostró que el crecimiento económico promediaría 2,3% este año y 2,4% en 2018.

La encuesta predijo una subida de 25 puntos básicos en el segundo trimestre y otra en el cuarto, llevando la tasa de fondos federales a un rango de 1,25% - 1,50%.

Sin embargo, en una nota de confianza en la economía, los analistas elevaron sus proyecciones anualizadas para el segundo trimestre a 2,7% desde 2,4% en la encuesta de marzo. Las medianas para el tercer y el cuarto trimestre se mantuvieron en 2,4%.

De todas formas, a juzgar por la historia reciente, los economistas podrían rebajar su panorama. En general han sido optimistas al comienzo del año, solo para tornarse menos favorables más adelante.

Las proyecciones en el último sondeo reflejan expectativas de algunos cambios impositivos y cierto estímulo, de acuerdo a casi tres cuartos de los 40 economistas que contestaron una pregunta adicional.

Pero la Reserva Federal ha dejado en claro que no incorporó ningún plan fiscal en su propio panorama.

Aún así, los economistas previeron que un robusto mercado laboral llevará al banco central a elevar las tasas de interés dos veces más este año.

En marzo, la Fed aplicó un esperado aumento de 25 puntos básicos en las tasas, que fue el segundo en tres meses, a 0,75% - 1,00%.

En el sondeo, algunos economistas anticiparon más de dos alzas de tasas adicionales este año y un crecimiento trimestral anualizado de alrededor de 3%.

La encuesta predijo una subida de 25 puntos básicos en el segundo trimestre y otra en el cuarto, llevando la tasa de fondos federales a un rango de 1,25% - 1,50%.