Monedas de A. Latina operarían a la baja por aversión al riesgo

Latinoamérica

Sin embargo, el sesgo de algunos bancos centrales de la región a bajar las tasas de interés e intervenir en los mercados cambiarios para estimular a sus economías permitiría que en el segundo semestre tengan un mejor desempeño.

Un reporte de empleo en Estados Unidos del viernes más débil de lo esperado elevó la incertidumbre sobre el crecimiento de la mayor economía del mundo.

  • Lun, 05/07/2012 - 23:24

Buenos Aires. Las mayoría de las monedas de América Latina se debilitaría esta semana por las preocupaciones sobre la crisis de la zona euro, ahondadas por resultados electorales, y la baja en los precios de las materias primas, aunque el sol peruano tendería a fortalecerse independiente de la tendencia general.

Sin embargo, el sesgo de algunos bancos centrales de la región a bajar las tasas de interés e intervenir en los mercados cambiarios para estimular a sus economías permitiría que en el segundo semestre tengan un mejor desempeño las monedas latinoamericanas, con el peso mexicano y el real brasileño a la cabeza.

Un reporte de empleo en Estados Unidos del viernes más débil de lo esperado elevó la incertidumbre sobre el crecimiento de la mayor economía del mundo.

A ello se sumó el domingo el resultado de la segunda vuelta en las elecciones presidenciales de Francia, en los que resultó ganador el socialista Francois Hollande, cuya retórica de recuperar el crecimiento económico se contrapone con la propuesta alemana de austeridad fiscal, apoyada por los mercados.

El triunfo socialista galo, que se agregó al gran voto de rechazo que se llevaron los partidos tradicionales favorables a la austeridad en Grecia, provocó el lunes una caída en las bolsas europeas y en las materias primas.

"Es una semana de aversión al riesgo", dijo Eduardo Suárez, estratega cambiario de Scotia Capital.

En esa línea, el peso chileno seguiría vulnerable al precio del cobre, el principal producto de exportación del país, metal que el viernes cedió a mínimos de más de una semana.

En los últimos dos meses, el peso chileno ha fluctuado entre las CH$480 y CH$490 unidades por dólar, a pesar de que recientes ofertas de divisas en el mercado local lo han llevado a tratar de romper la parte baja del rango.

"El peso golpeó la pared de CH$480 pero no la reventó. Opera dentro de su rango. Probablemente lo veamos cerca de ese nivel a inicios de semana por los flujos de dólares que siguen llegando y a veces contrarrestan la tendencia negativa de los mercados globales", dijo Rodrigo Sarria, operador de Celfin Capital.

La moneda chilena cerró el viernes con una baja del 0,25% a 483/483,30 y en lo que va del año acumula una apreciación del 7,52% frente a una caída del 9,94% en todo el 2011.

El real de Brasil, que ha perdido un 3% este año, seguirá con su retroceso en la medida que el Gobierno mantenga su batalla por debilitar a la moneda local.

"El mercado está más comprador y apunta a una tendencia en alza del dólar para la semana que viene", dijo el operador de cambio de la correduría Interbolsa do Brasil, Ovídio Soares.

En México, el analista financiero Carlos Ugalde de la firma Signum Research, prevé que la alta correlación entre las economías mexicana y estadounidense seguirá impactando al peso, que el viernes cayó golpeado por el informe del mercado laboral de su principal socio comercial.

"Va haber mucha volatilidad (...) no se sabe hacia dónde va a girar la economía (...,) pienso que el tipo de cambio va estar girando alrededor de 13 y 13,20 con alta volatilidad, eso en el corto plazo", dijo.

Ugalde cree que mientras se perciban riesgos de carácter estructural, como en Estados Unidos donde no se ve que se sostenga la recuperación o en Europa, "entonces va a verse reflejado en alta volatilidad".

El peso mexicano se depreció el viernes un 1,09%, según el precio final del banco central, y cerró en 13.1420/13.1448 pesos por dólar.

Sin embargo, esa tendencia variaría, según un reciente sondeo de Reuters entre 16 especialistas, que estimó que el peso mexicano se apreciaría levemente en un plazo de 12 meses, por un mayor dinamismo de la economía del país, que en julio sostendrá elecciones presidenciales.

El sol una excepción

En un clima relativamente negativo, Suárez de Scotia Capital prevé que el sol peruano, que dice que opera en su propio mundo sin sentir los efectos externos, muestre el mejor desempeño entre las monedas latinoamericanas.

"Esperaría que siguiera con el tono que tiene hasta ahora, de una apreciación muy gradual, porque el Banco Central de Perú ha intervenido muy fuerte este año", dijo el experto.

Para contrarrestar una brusca apreciación de la moneda local, el Banco Central elevó esta semana las tasas de encaje promedio para los depósitos en moneda nacional y extranjera.

La medida busca atenuar el ritmo de expansión de la liquidez en medio de una acelerada desdolarización de los depósitos, de mayor endeudamiento en dólares de las empresas y de bajas tasas de interés en moneda extranjera.

"Considero que el tipo de cambio (el dólar) va a continuar con ligeras presiones al alza y podría retornar a los niveles entre 2,64 y 2,65 soles por dólar, debido a las medidas aprobadas por el Banco Central (de elevar los encajes) que apunta a prevenir una mayor apreciación del sol", dijo Roberto Flores, jefe de estudios económicos de Intéligo SAB.

El sol se depreció marginalmente un 0,04 por ciento a 2,641/2,642 unidades por dólar el viernes, y registra un avance del 2,04 por ciento en lo que va del año.

El peso argentino se mantendrá con un ligero sesgo bajista por la permanente intervención del Banco Central y la compra de dólares a manos de inversores privados, al ritmo de una eventual nueva depreciación del real brasileño, coincidieron operadores.

La autoridad monetaria mantendrá el control cambiario mediante sus operaciones de regulación de liquidez, ya que al tiempo que apuesta a mejorar la competitividad del peso busca evitar cambios bruscos en las cotizaciones.

La moneda argentina se mueve en torno a su mínimo histórico de 4,43 unidades por dólar.

"No esperamos por lo tanto grandes cambios (...) para el correr de los próximos días", dijo Carlos Risso, analista del portal ZonaBancos.

En Colombia, el peso acumula una apreciación del 9,7% en lo que va del 2012, la segunda más alta a nivel mundial detrás del florín húngaro.

Sin embargo, analistas estiman que la apreciación de la moneda se moderará debido a que se acerca al nivel sicológico de 1.750 unidades, considerado como el "umbral de dolor" de las autoridades económicas, en el que se podrían anunciar nuevas medidas de intervención.

La moneda colombiana cerró el viernes a 1.757,55 unidades por dólar, con una baja del 0,06% frente al jueves.

El peso uruguayo cotizó a 19,85 unidades por dólar el viernes, acumulando un avance de un 0,5% en lo que va del año y un operador prevé que oscile entre los 19,80/19,90 pesos esta semana.

autor

Reuters

Comentarios