El salario medio de los trabajadores del sector industrial en China ya sobrepaso el de países como Brasil y México y está aproximándose de la renta media de la fuerza laboral en Grecia y en Portugal, según un estudio de la consultora Euromonitor.

Considerando a los trabajadores chinos en su conjunto, el salario por hora es superior al de todos los grandes países de América Latina, con excepción de Chile.

Con relación a los países menos desarrollados de la zona euro, el trabajador chino recibe 70% del salario promedio. El salario medio por hora en la industria china se triplicó entre el 2005 y el 2016, para alcanzar los 3.60 dólares, según Euromonitor.

En el mismo periodo, el salario en el sector industrial de Brasil cayó de US$2,90 a US$2,70. En México, la caída fue de US$2,20 a US$2.10 . Los datos fueron recopilados junto a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a la Eurostat (el órgano de estadísticas de la Unión Europea) y las agencias de estadísticas nacionales. Después fueron convertidos a dólares y ajustados a la inflación. El coste de vida en cada país no fue tomado en consideración.

Amenaza al empleo. Los números muestran como China elevó el nivel de vida de su población en los últimos años. Algunos analistas evalúan que el aumento de la productividad podrían elevar aún más los salarios en el país asiático.

Por otro lado, el aumento de los salarios puede hacer que los chinos comiencen a perder empleo contra otros países en desarrollo, en un escenario de búsqueda por recorte de costos de las empresas instaladas en China.

Los datos publicados por el Financial Times también revelan los problemas que enfrentan los países de América Latina, donde la renta se ha estancado y, en algunos casos, cayó en términos reales. En Grecia, el salario medio por hora cayó más de la mitad desde el 2009, según Euromonitor.

“Es importante como China ha hecho bien, en comparación con todos los otros países”, dijo Charles Robertson, economista jefe del banco de inversiones Renaissance Capital, enfocado en países emergentes. “China está convergiendo con Occidente, cuando tantos otros mercados emergentes no consiguieron eso”.