Honduras reporta el precio más alto en la canasta básica de países de Centroamérica

Honduras

Según el director de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh), Edgardo Leiva, cerca de un 70% de los alimentos que se consumen en el país son importados.

  • Jue, 12/23/2010 - 07:46

La comida es más cara en Honduras. Para el período comprendido entre 2008 y 2010, el país reporta el precio más alto de la canasta básica de alimentos (CBA) en Centroamérica.

La información presentada de manera reciente por la Secretaría de Trabajo confirma una serie de reportajes efectuados por El Heraldo a inicios de 2009, que revelaba el alto costo local de los alimentos respecto a los de la región.

La dirección de salarios de esta secretaría, constató que el costo mensual de la CBA es de US$331.78, unas 6,310.46 lempiras.

Según el director de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh), Edgardo Leiva, cerca de un 70% de los alimentos que se consumen en el país son importados.

Para el caso, una importante cantidad de la carne de res y los lácteos es traída desde Nicaragua. Guatemala es un importante suministrador de vegetales, legumbres y plátanos, así como de bananos. Desde Holanda se traen las papas y desde China Continental nos envían el ajo blanco. Más de un 50 por ciento de la carne de cerdo que se come en el país es producida en Estados Unidos.

Comer en el sur. Si bien es cierto que Honduras es el país en donde es más caro alimentarse respecto al resto de Centroamérica, es la zona sur en donde el precio de la CBA es más alto que el resto de las cinco regiones del territorio nacional.

En la zona sur, integrada por Valle y choluteca, el precio de una CBA que contiene 30 productos para una familia de 5 miembros es de 8.303 lempiras mensuales.

En la región norte se cotiza en 6.866.40 lempiras; en occidente en 6.493.80; en oriente en 6.365.10 y en la región central posee el costo más bajo con 5.775.30 lempiras.

El presidente de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Choluteca (Agach), Juan Francisco Argeñal, expresó que los consumidores de la zona sur del país son perjudicados por los intermediarios "coyotes" que elevan los precios de los productos de primera necesidad.

"El primer eslabón de la cadena de comercialización es el productor, quien recibe menos beneficios por los precios bajos y la falta de asistencia gubernamental", indicó.

La región sur recibe el abastecimiento de alimentos desde Nicaragua y El Salvador, este último país posee una economía dolarizada.

Argeñal expresó que debido a las recientes condiciones climáticas que afectaron a Choluteca y Valle se perdió la mayoría de las cosechas de maíz, frijoles y sorgo entre otros. La sequía afecta los cultivos durante el verano y las inundaciones arrasan las plantaciones durante el invierno.

El dirigente expresó que en esta zona, varias centenares de manzanas de tierra están dedicadas al cultivo de caña de azúcar, frutas, vegetales orientales, camarón y tilapia, entre otros productos destinados a la exportación.

El presidente de la Agach recordó el impacto económico dejado por los fenómenos tropicales en estas comunidades. La banca no tiene el apetito para acompañar a los productores con financiamiento fresco debido al alto riesgo.

La zona sur comercializa cerca de 10,000 litros de leche diarios a una de las dos procesadoras de lácteos que operan en el país. También abastecen con esta materia prima a las plantas artesanales que elaboran queso, quesillo y mantequilla, alimentos que se venden en los mercados de Tegucigalpa y San Pedro Sula.

"Necesitamos el apoyo gubernamental para instalar una empacadora de carne en esta región y que se nos asigne una cuota para poder exportar a Estados Unidos", indicó.

El complemento

El pago de los costos laborales no salariales, o sea los colaterales, permite a la mayoría de las familias asalariadas acceder a una canasta básica ampliada de 282 productos, bienes o servicios, que no son alimentos.

La CBA integra un conjunto de alimentos, expresados en cantidades suficientes para cubrir, por lo menos, las necesidades energéticas y las proteínas de la familia en referencia de cinco miembros.

Integra un mínimo alimentario que se utiliza como parámetro de referencia para ubicar la situación alimentaria de diferentes grupos y que exige características como: las necesidades energéticas promedio de la población, se toman en cuenta los hábitos alimenticios de la mayoría de la población, se consideran los alimentos del menor precio para hacer la combinación de los productos que la integran.

La CBA se ha convertido en un instrumento esencial para la definición de las necesidades alimentarias de una población, la fijación de los salarios mínimos, la determinación de los niveles de pobreza y para la localización de grupos y sectores con inseguridad alimentaria.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), un 60 por ciento de los hogares de Honduras no tienen capacidad de adquirir una CBA.

En Honduras existen 1.4 millones de personas con problemas de empleo, esto impide de manera directa que los hogares puedan satisfacer las necesidades alimentarias

autor

ElHeraldo.hn

Comentarios