China es actor protagónico en la disminución de la transacción del mayor producto de exportación chileno: el cobre. Las cifras evidencian una clara tendencia al descenso, que se traduce en una caída del 1,17%, llegando a los US$2,47934 la libra, cifra que representa su cuarta disminución consecutiva, lo que ha encendido las alarmas en la bolsas de transacción nacional e internacional.

El gigante asiático de la economía mundial representa casi la mitad de la adquisición mundial de cobre, que se estima en cerca de 22 millones de toneladas al año. Por eso el miedo ante la desaceleración del crecimiento de la demanda del metal por parte del país asiático. Mientras los suministros se incrementan y el superávit del mercado no se hace esperar, en Chile se encienden las alarmas por la presión en los valores del metal a nivel global.

Consultado por AméricaEconomía, el especialista Ricardo Bustamante, analista de mercados de Capitaria, explicó que la baja del precio del cobre “se ha debido a las renovadas preocupaciones con respecto a la situación económica de China, considerando que es el principal consumidor del metal rojo a nivel global”.

- ¿Qué factores o índices influyen en dicha baja?

Las últimas cifras del sector fabril, sumado a las de balanza comercial, que reflejaron una importante caída en las importaciones de cobre en abril, apoyan las especulaciones que una renovada debilidad macroeconómica del gigante asiático va a mermar la demanda mundial del commodity.

- Entonces, ¿qué debemos esperar o cómo se ve la tendencia a futuro en las fluctuaciones del precio del cobre?

De continuar viendo débiles expectativas para la economía china, no sería raro volver a los niveles de US$2,30 durante alguna parte del año. De todas maneras, es muy probable que a fin de año se estabilice el precio, cercano a los niveles actuales, en torno a los US$2,50 la libra.

Endurecimiento monetario. El especialista Ole Hansen, de Saxo Bank, realizó un análisis sobre las últimas fluctuaciones del mercado asegurando que “del mismo modo que los compradores de cobre volvieron y compraron 11.389 lotes, el mercado revirtió. Después de llegar a los US$2,70 por libra durante la semana en cuestión, volvió a caer y ahora se está negociando por debajo del soporte de US$2,50 después de conocerse que los datos comerciales de China para abril mostraron una desaceleración de las importaciones de cobre”.

La importación de cobre en bruto de China cayó 30% en abril respecto a marzo, a un mínimo de seis meses. Esto se suma a la debilidad de la semana pasada, que fue impulsada por el aumento de los inventarios de la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) y las preocupaciones en aumento acerca del endurecimiento monetario de China sobre la demanda de vivienda, ya que el impacto del aumento de infraestructura en 2016 comienza a desvanecerse.

Michael Seery, consultor y experto en el comercio de materias primas (seeryfutures.com), ante la desaceleración de la economía del gigante asiático y las consecuencias para sus socios estratégicos, prevé que las expectativas para el mercado de ese mineral en especifico no sean muy alentadoras en el corto plazo. "Es casi como lo que está ocurriendo con el petróleo. Cuando los precios estaban tan altos, todos empezaron a producir. Ahora tenemos un exceso de producción y no hay demanda", advierte el experto.

Seery proyecta que la tendencia se mantendrá en esa dirección. "El precio podría caer aún más, a un nivel de alrededor de US$2 la libra en el próximo par de meses", afirma.

Pérdidas. Hoy la tendencia es clara: Estados Unidos se recupera de forma pausada, pero estable dentro de sus indicadores económicos, mientras que el mercado asiático flaquea y a medida que cae el precio del cobre, crecen las especulaciones sobre el empeoramiento de la situación económica global.

Mala noticia para Chile, el mayor productor mundial de cobre, con una extracción del mineral que alcanza a los 5,7 millones de toneladas del metal al año. A pesar de los grandes cambios y modernización de la economía chilena en las últimas cuatro décadas, el metal rojo sigue siendo un elemento fundamental en su economía, ya que significa cerca del 52% de sus exportaciones.

Según un estudio realizado por la Sociedad Nacional de Minería de Chile (Sonami), por cada centavo de dólar promedio anual que cae el precio del cobre, Chile pierde cerca de US$128 millones por ítem de exportaciones.

Sonami también proyecta que por cada centavo de disminución en el precio internacional del cobre, provoca en el fisco chileno una pérdida de US$60 millones por los menores ingresos de Codelco (Corporación Nacional del Cobre) y la caída en impuestos cobrados a las mineras privadas.