Cuba consolida entrega de tierras en usufructo en 2012

Cuba

Más de 174.000 cubanos han recibido en conjunto 1.523.000 hectáreas desde que comenzaron las entregas en 2008. Las autoridades esperan que la cifra aumente con la aplicación de un nuevo decreto-ley que busca fomentar la producción de alimentos.

70% de las tierras que estaban infestadas de marabú están ahora en explotación para producir alimentos.

  • Lun, 12/17/2012 - 16:35

La Habana. La entrega de tierras ociosas en usufructo constituyó una de las medidas de mayor consolidación en Cuba en 2012 como parte del programa de transformaciones económicas que impulsa el gobierno del presidente Raúl Castro para producir más alimentos.

Más de 174.000 cubanos han recibido en conjunto 1.523.000 hectáreas desde que comenzaron las entregas en julio de 2008, y las autoridades esperan que la cifra aumente en los próximos meses con la aplicación de un nuevo decreto-ley que busca fomentar la producción de alimentos.

Funcionarios del Ministerio de la Agricultura (Minag) informaron que 70% de las tierras que estaban infestadas de marabú (arbusto espinoso difícil de cortar) están ahora en explotación para producir alimentos.

La superficie agrícola de Cuba es de 1,6 millones de hectáreas y el fondo ocioso se estimaba en más de 1,8 millones hace cuatro años, cuando las autoridades decretaron la entrega de estas hectáreas a particulares para ponerlas en producción.

El régimen de usufructo es uno de los principales proyectos para reanimar la agricultura y aumentar la producción de alimentos en Cuba, un asunto que las autoridades de la isla consideran de "seguridad nacional".

La mayor isla de las Antillas importa cerca de un 80 por ciento de los víveres que consumen sus habitantes, a un costo anual de US$1.500 millones.

Para fomentar la producción nacional y disminuir los gastos por importaciones, el gobierno decidió entregar las tierras ociosas en usufructo a los campesinos.

Además, el gobierno decidió dotar de una mayor autonomía a las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC), que poseen alrededor del 28% de la superficie agrícola de la isla.

Para fomentar aún más la producción agropecuaria, las autoridades aprobaron el Decreto-ley 300, que entró en vigor el pasado 9 de diciembre.

Entre las novedades de esta legislación figura la extensión de la entrega de tierras hasta 67,10 hectáreas (cinco caballerías) y por un tiempo de hasta 10 años, con carácter prorrogable.

También autoriza terrenos para cultivos forestales, y permite a los campesinos contratar fuerza de trabajo mediante ayuda familiar, trabajadores agropecuarios eventuales o de manera permanente, además de vincularse con cualesquiera de las formas cooperativas de producción existentes.

Otro aspecto novedoso es la posibilidad de construir o remodelar las viviendas y otras instalaciones en el área adquirida en usufructo.

Según el director del Centro Nacional de Control de Tierras, Pedro Olivera, el proceso de entrega de tierras ociosas ha sido "positivo" y se evidencia un crecimiento en la producción de granos, carne de cerdo y leche.

El gobierno cubano aprobó igualmente este año un grupo de medidas dirigidas a legitimar la autonomía de las UBPC, como parte de la"actualización" del modelo económico socialista de la isla.

Con el nuevo reglamento vigente desde septiembre último, las UBPC pueden establecer contratos de forma directa con las empresas suministradoras de insumos de la agricultura, así como prestarles servicios sin intermediarios y comercializar libremente el excedente de sus producciones.

Las UBPC, surgidas en 1993 y predominantes en el agro cubano actual, se caracterizan por la producción en común, al igual que los medios de producción, excepto la tierra, la cual les fue entregada en condiciones de usufructo por tiempo indefinido.

De acuerdo con cifras oficiales, esas unidades cuentan con un área de más de 1.770.000 hectáreas, pero el 23 por ciento de esas tierras se mantenían ociosas hace tres meses.

A partir de 2013, para contribuir a su fortalecimiento financiero, las UBPC estarán exoneradas de la declaración y liquidación del Impuesto sobre Utilidades previsto en la recién aprobada Ley Tributaria hasta por cinco años, y les serán condonadas las deudas vencidas con el fisco.

Con estas medidas, el gobierno busca hacer económicamente más atractiva la agricultura y estimular al campesinado a realizar un uso mejor de la tierra, incrementar la producción de alimentos y reducir los gastos por importaciones, asunto de máxima prioridad en la isla.

autor

Xinhua

Comentarios