Despegue regional: el mercado de aviones comerciales seduce a Embraer

Brasil, Latinoamérica

Aunque a fines de 2010 la región representaba solo el 7% de los ingresos de la compañía brasileña, el potencial de la región está por los altos.

En las nubes: Embraer quiere a sus naves en cielos latinoamericanos.

  • Mar, 05/03/2011 - 19:40

América Latina se ha convertido en una zona expectante en el plan de vuelo de los aviones comerciales de Embraer. Y aunque a fines de 2010 la región representaba solo el 7% de los ingresos de la compañía brasileña, el potencial de esta región está por los altos. “Hoy América Latina representa el 6% del transporte aéreo mundial y muchos predicen que en algunos años llegará a 10%, casi el doble de su participación actual”, dice Eduardo Munhós, vicepresidente de aviación comercial para América Latina de Embraer. “Además, mientras que el transporte aéreo mundial crece cerca de 5% anual, Latinoamérica lo hace a un ritmo de 16%”.

Según el ejecutivo brasileño, este atractivo regional se concentra más en Argentina, Brasil, Chile, Colombia y el Perú, países que registran las mayores tasas de crecimiento económico, y también de población. Asimismo, su alta participación en la categoría de aviones de 60 a 120 asientos en Latinoamérica es una buena señal de que Embrear ha aterrizado con fuerza. “Tenemos un 72% del mercado latinoamericano y el 40% en el mercado mundial de aviones de esa capacidad”, dice Munhós de Embraer. “Nuestra performance en la región es mejor que en el mundo”.

Pero eso no es todo. Según la firma financiera Morgan Stanley, los resultados de las aerolíneas latinoamericanas son los mejores en el mercado. Así, mientras las empresas aéreas de la Unión Europea y Estados Unidos obtuvieron una rentabilidad estimada del 16% y 18%, en la región este indicador llegó al 25%. Asimismo, el alto potencial de la región se refleja en los viajes per cápita nacional de los países latinoamericanos. De acuerdo con cifras de la Dirección General de Aeronáutica Civil de varios países, mientras que en Canadá y Estados Unidos el promedio per cápita de viaje al año es de 2,69 y 2,27, en Brasil y Chile es de 0,30; en Colombia 0,23, en México 0,22, en Argentina 0,16 y en el Perú 0,13, uno de los más bajos en toda la región.

“El mercado peruano representa una gran oportunidad para nuestros jets, cuya capacidad va de 60 a 120 asientos”, dice Eduardo Munhós, de Embraer. “A pesar de que el 56% de la flota de aviones tiene más de 120 asientos, el 82% del total de vuelos nacionales con aviones grandes podría utilizar aviones de 60 a 120 asientos para mejorar la eficiencia. La flota es concentrada en aviones grandes, y eso dificulta el aumento de las frecuencias”.

Para Munhós, su modelo best seller Embraer 190 es ideal en un mercado aéreo tan débil como el peruano. Así, la ruta de vuelo consiste en sustituir aviones no rentables, ajustando el tamaño de las aeronaves a la demanda del mercado. Además, otra de las barreras para que el mercado madure es la alta dependencia de las rutas hacia Lima. Muestra de esto es que el 68% de los vuelos domésticos pasa por la capital. “Hay mucha gente que tiene que hacer vuelos de una parte a otra del país y no hay vuelos directos; tienen que hacer conexiones. Nuestra familia de aviones está preparada para trabajar en aumentos de frecuencia, complementar la capacidad de aviones más grandes y explorar nuevos mercados; por ejemplo, hacer enlaces de ciudades que antes no estaban conectadas”, dice.

En tanto, algunas aerolíneas, como la argentina Austral o la brasileña Azul, ya se han percatado de estas características propias del mercado latinoamericano. Un caso similar es el de la recién fusionada AviancaTACA, que en 2007 firmó un contrato para la venta de 11 aeronaves Embraer 190. Los dos últimos de la entrega fueron presentados a inicios de febrero e ingresarán a operar en el mercado doméstico peruano, tras el anuncio de apertura de nuevas rutas en el interior del país. Así, aunque Embraer ya piensa en capturar mayor mercado en los cielos de la región, aún le faltan muchas horas de vuelo para conquistar más aerolíneas latinoamericanas.

autor

Natalia Vera Ramírez

Ver más columnas del autor

Comentarios