Gobierno de Bolivia nacionaliza empresas eléctricas de la española Iberdrola

Bolivia

Autoridades dijeron que la compañía recibirá "justa compensación" por la pérdida de su negocio de distribución en las ciudades andinas de La Paz, El Alto y Oruro, que suman unos dos millones de usuarios.

El gobierno español lamentó la medida y dijo que espera que los accionistas de las empresas afectadas reciban una "justa indemnización".

  • Sáb, 12/29/2012 - 19:17

El presidente de Bolivia, Evo Morales, decretó este sábado la nacionalización de dos empresas de distribución eléctrica del grupo español Iberdrola, ampliando su política de estatizaciones por primera vez a un negocio históricamente privado.

Iberdrola es la segunda firma eléctrica española que Morales nacionaliza en poco menos de ocho meses, luego de la reversión a dominio estatal de la Transportadora de Electricidad de la ibérica Red Eléctrica, decretada el primero de mayo y actualmente en proceso de compensación.

Autoridades dijeron que Iberdrola recibirá "justa compensación" por la pérdida de su negocio de distribución en las ciudades andinas de La Paz, El Alto y Oruro, que suman unos dos millones de usuarios, en base a un avalúo independiente a ser contratado.

El grupo español controlaba los mercados minoristas de esas ciudades desde la década de 1990, cuando compró parte de la operación de la Compañía Boliviana de Energía Eléctrica (COBEE), de capitales norteamericanos, que había fundado y controlado el negocio desde principios del siglo XX.

Las nacionalizaciones ejecutadas por Morales desde que llegó al poder en el 2006 habían afectado sólo a antiguas empresas estatales privatizadas en las décadas de 1980 y 1990, entre ellas las de hidrocarburos, telecomunicación y generación y transporte de electricidad.

"Nos hemos visto obligados a tomar esta medida para que las tarifas de servicio eléctrico sean equitativas en los departamentos de La Paz y Oruro y la calidad de servicio eléctrico sea uniforme en el área rural y en el área urbana", dijo el mandatario indígena en una breve declaración en el palacio presidencial.

Iberdrola confirmó sin hacer comentarios la decisión del Gobierno boliviano, que abarca también a dos pequeñas empresas de servicios de apoyo a la distribución eléctrica.

"Hemos tenido una notificación de la decisión y lo vamos a estudiar", dijo a Reuters un portavoz del grupo en Madrid.

España lamentó la medida en un comunicado emitido por el ministerio de Exteriores el sábado, y añadió que esperaba que los accionistas de las empresas afectadas recibieran una "justa indemnización" tras un proceso de evaluación realizado "con criterios exigentes de objetividad".

"Esta decisión del gobierno boliviano recae sobre unas compañías que prestaban el servicio público de distribución de electricidad y que nunca antes habían pertenecido al Estado boliviano", dijo el comunicado.

El ministro de Hidrocarburos y Energía, Juan José Sosa, afirmó que el Gobierno reconocía la buena calidad del servicio de las filiales de Iberdrola, aunque apuntó que éstas atendían sólo a las tres ciudades y no a sus capitales provinciales y zonas rurales.

"Podemos decir que el servicio eléctrico que prestaba Electropas (la filial de Iberdrola en La Paz) era excelente, óptimo, pero el problema estaba en el mal servicio en las provincias", afirmó, anunciando que el servicio nacionalizado pasará a manos de la estatal Ende.

Sosa dijo que uno de los primeros objetivos de la nacionalización será la rebaja de las tarifas eléctricas en las áreas rurales de los departamentos de La Paz y Oruro, donde operaban decenas de pequeñas empresas y cooperativas cuyo futuro no estaba claro.

Las tarifas domiciliarias de electricidad en La Paz promedian 9 centavos de dólar el kilovatio/hora, pero en las áreas rurales vecinas son hasta cuatro veces más altas.

COBEE, la antigua empresa privada matriz de las distribuidoras nacionalizadas, mantiene por ahora su negocio de generación eléctrica en La Paz.

autor

Reuters

Comentarios

|