El 80% de los hogares venezolanos consume gas doméstico o Gas Licuado de Petróleo (GLP), a través de bombonas, y según estimaciones de la petrolera estatal venezolana Pdvsa, la demanda crecerá entre 2% y 4% entre los años 2011 y 2015.

Actualmente, circulan 12 millones de cilindros en el país y la distribución y venta de GLP, a través de estos dispositivos en la presentación más pequeña (10 kilos), representa 60% del mercado doméstico, de acuerdo con el Informe Operacional de 2010 de Pdvsa.

El parque nacional de bombonas ha venido enfrentando varios problemas, como envases sin las pruebas de seguridad y obsolescencia de bombonas; esto como consecuencia de los precios congelados desde hace nueve años de este servicio.

En el mercado se pueden conseguir cilindros entre 7, 10 y hasta 15 años de uso.

Aunque esta situación se viene solventando paulatinamente en los últimos años, aún persisten fallas y a esto se le suma el sobreprecio del producto.