Ránking 2012 de las Mejores Universidades de Chile: la "U" gana en fallo fotográfico a la U. Católica

Chile

En la cuarta versión del ránking de Calidad Universitaria 2012, la Universidad de Chile vuelve a puntear luego de haber sido desplazada durante dos años por la Pontificia Universidad Católica.

Este ránking chileno de calidad universitaria pone cifras a un sistema de educación superior que sigue en el centro del debate.

  • Mar, 10/23/2012 - 08:20

Las diferencias entre las dos mejores universidades chilenas, la Universidad de Chile (UCH) y la Universidad Católica de Chile (UC), son milimétricas, de ahí que el primer lugar en este ránking se defina siempre a los penales.

En esta ocasión la Chile superó a la Católica fundamentalmente por pequeñas diferencias en cada uno de los índices que mide el estudio. Sin embargo, es el índice de investigación donde más ventajas obtiene la UCH.

No sólo porque la principal universidad estatal publicó más papers ISI en cuatro años (6.134 versus 4.554 de la UC), sino porque este año se decidió un cambio metodológico en la ponderación de este indicador, el que hoy pesa 15% del total, mientras que el año pasado pesaba tan sólo 10%.

Esta decisión se tomó luego más allá de las fronteras de Chile y sus académicos viajan por el mundo representando al país, por lo que gozan de un gran reconocimiento al menos a nivel latinoamericano. Pero ambas en conjunto, sólo educan a 48.670 estudiantes de pregrado, casi todos en Santiago, mientras que el sistema cuenta hoy con 602.492, repartidos por todo Chile.

“Nos preocupa a los rectores chilenos que en general no destaquemos a nivel internacional. Eso requiere de una profunda reflexión y discusión”, reconoce Federico Valdés, rector de la Universidad del Desarrollo UDD (15°).

Usach y Concepción. ¿Qué pasa más allá de la existencia de dos universidades de calidad latinoamericana (sirve para la evaluación cualitativa la experiencia de AméricaEconomía Intelligence en el diseño y elaboración de ránkings universitarios para México y Perú), que atienden al grueso de la elite intelectual del país?

Tras la UCH y la UC vienen dos universidades que componen un subconjunto interesante: la Universidad de Concepción (3°) y la Universidad de Santiago (4°) están debajo de las líderes en alrededor de los 25 puntos, pero también diez por encima de cualquier otra universidad del sistema.

Estas entidades comienzan a figurar internacionalmente y son las que mayores posibilidades tienen de estrechar la brecha hacia arriba. Ambas universidades también compiten.

Este año la de Concepción sobrepasó a la de Santiago, cambio que se produjo fundamentalmente por la caída de la universidad capitalina en su índice de calidad de alumnos, dadas bajas ostensibles en su capacidad de captura de estudiantes con más de 600 o 700 puntos en la PSU. Un elemento tal vez circunstancial, dado que esa casa de estudios abrió siete nuevos programas de pregrado, los que suelen ser de más bajos puntajes en sus inicios.

Luego sigue un segmento de universidades de cualquier dependencia (sean estatales, privadas tradicionales, privadas autónomas, de Santiago o de regiones), muy competitivas, que puntúa entre 60 y 40 puntos. Éstas, a través de mínimas diferencias, logran dar saltos en las posiciones de este ránking.

1905

Los Andes sobre la UAI y UDP. Es interesante el alza de la Universidad de los Andes (11°), la que, realizando mejorías consistentes en casi todos los indicadores, pasa a ser la segunda universidad privada autónoma mejor rankeada, tras la Universidad Adolfo Ibáñez (9°) y por encima de la Universidad Diego Portales (12°).

Otro movimiento importante en este segmento es la baja de tres puestos de la Universidad Alberto Hurtado (19°), debido a su caída abrupta en calidad docente, cediendo sus posiciones frente a las universidades de Valparaíso (16°), del Bío-Bío (17°) y Mayor (18°).

Hacia abajo de este grupo de buenas universidades a nivel nacional, se establece un grupo de casas de estudios que muestran francas debilidades en uno o varios índices del ránking. Después de todo, sus puntajes, entre los 30 y los 10 puntos, muestran la diferencia matemática que tienen con las dos primeras, que andan por los 90 puntos.

La competencia al interior también es ardua, pues se disputan por lo general mercados de nichos. La buena noticia es que cualquier mejora impacta los índices, llevando a que se produzcan alzas notables. Es el caso de la Universidad Bernardo O´Higgins, la que este año proveyó de información suficiente que permitió su mejor evaluación en los índices de vinculación con la comunidad y de vida universitaria, además de mejoras en el índice de acreditación, lo que le permitió subir cinco puestos hasta el 49°.

Cobertura y calidad. En medio de las movilizaciones del año pasado por una mayor calidad en el sistema de educación superior, muchos especularon acerca del efecto de los paros y las tomas en las opciones de los futuros estudiantes, quienes o bien eludirían las universidades en conflicto para buscar atmósferas más tranquilas para estudiar, o bien optarían por sumarse a la movilización, adhiriendo a las casas de estudio más activas en los reclamos.

Ni lo uno ni lo otro. Según Álvaro Rojas, rector de la Universidad de Talca (7°), "no hubo impacto severo en la matrícula a propósito de las movilizaciones", dice.

Y así lo confirman los datos, los que muestran que la evolución de la composición de la matrícula de ingreso del estudiantado chileno sigue su curso inalterable: las universidades privadas de régimen autónomo (no pertenecientes al Consejo de Rectores) crecen más rápido (7,01%) que las estatales (3,98%) y las privadas tradicionales (-2,34%).

Y es que las fuerzas del mercado de la educación superior siguen determinadas por el acceso y no tanto por la calidad. Una tarea pendiente, sobre la cual este ránking pretende servir de orientación. "Al menos cada vez son más los alumnos que se preocupan por comparar e informarse respecto de muchos elementos, lo que incluye perspectivas de sueldo y empleabilidad", dice Rojas.

1906

Puntajes. En un análisis cualitativo de la matrícula, es posible concluir que la propiedad y el régimen legal de las universidades no inciden necesariamente en la calidad de los estudiantes. Al observar aquellas casas de estudio que más incrementaron sus proporciones de estudiantes con más de 600 y 700 puntos, las diferencias se observan más bien por las propias circunstancias de cada universidad, independientemente de quien es su dueño.

Por ejemplo, dos de las universidades privadas autónomas -que no obstante se sumaron al sistema de admisión de las universidades del Consejo de Rectores están entre las que más incrementaron sus puntajes.

Así, mientras que la Universidad Adolfo Ibáñez (9°) incrementó en 1% sus estudiantes con más de 700 puntos, la Universidad Diego Portales (12°) lo hizo en 4,2%, pero en el segmento de más de 600. Al respecto, el caso más notable es el de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE), pues es aquella que logró mayores incrementos en la proporción de estudiantes con más de 600 y 700 puntos.

Mientras en 2011 la UMCE tuvo 38,4% de estudiantes de primer año con más de 600 puntos, en 2012 ese porcentaje es de 59,7%, y aquellos que tuvieron más de 700 pasaron del 0,9% al 3,4% en el mismo periodo. En buena parte gracias a esto, la UMCE es una de las casas de estudios que más suben en el Ránking, pasando del 26° al 21° lugar.

 

*Para acceder al ránking completo de universidades y subránkings de las principales carreras, acceda haciendo click aquí a la edición digital de la revista AméricaEconomía Chile.

 

autor

AméricaEconomía Intelligence

Ver más columnas del autor

Notas Relacionadas

Más notas de Negocios & Industrias

JBS

Comentarios